3.10.2009

Oye tú.


Desde la semana pasada varios amigos me han llamado indignados, indignados todos por exactamente la misma razón: la versión de Hey Jude que ha tenido a mal producir el gobierno de la revolución ciudadana. Ni siquiera la había visto/escuchado/odiado hasta hace unos pocos días. Ahora yo también estoy indignado. Francamente no hay derecho. Hay cosas, símbolos, íconos, momentos, memorias, que no deben tocarse ni de broma, peor aún profanarse con fines políticos.

No tengo problemas con que ciertos artistas apoyen candidaturas o corrientes políticas, de hecho, está bueno que se atrevan a tomar posiciones a riesgo de defraudar al gran público que los sostiene. Pero la decisión debe ser de ellos, de los que escribieron esas canciones que prestan para apoyar una causa que creen justa y necesaria. Y no creo que Ringo, Paul McCartney, Yoko Ono u Olivia Harrison se hayan reunido con gente del gobierno ecuatoriano para cederle el tema. Así es que, como dicen todos mis amigos indignados, además de atentar contra la moral de generaciones y generaciones de personas que nos criamos con música de los Beatles, además de violentar el buen gusto, además de tomarse atribuciones que no le corresponden y además de no rimar, esta versión de Hey Jude, interpretada por el coro del socialismo del siglo XXI, tiene su cuota de ilegalidad. Para colmo todo esto raya en el crimen, como si no fuera suficiente pecado-original el simple hecho de haberla concebido.

La buena noticia es que, justamente, estamos indignados, y mucho, y sépanlo, somos muchos, un montón. Estando en tiempo de elecciones, con los noticieros plagados de encuestas y tortas redondas repartidas en varios colores; mientras corren los días en los que sabemos que Correa volverá a ganar/barrer/aplastar (ojalá hayan sorpresas), se levanta una causa que no tiene que ver ni con izquierda ni con derecha ni con centro sino con sentido común y, sobre todo, con una cuestión de cariño, de cariño hacia una gran canción y de amor propio. Me emociona saber que varios amigos han subido a su perfil en Facebook esta aberración con el único fin de combatirla y, esperemos, exterminarla para siempre jamás. Me emociona ver que los comentarios en YouTube, muy lejos de apoyar a este Frankenstein descontrolado y sin alma, lo aporrean sin misericordia y se preguntan cuánto dinero nos habrá costado que esta gente, que de pronto sólo quiso redondear el mes, aparezca en la tele cometiendo un auténtico crimen, un intento de asesinato que no puede continuar en la impunidad.

¿Qué hay que hacer para que saquen ese spot publicitario del aire y de nuestro sistema operativo? ¿Cómo lavamos el torrente sanguíneo de la patria? ¿Con qué cara podemos en estos momentos los ecuatorianos pedir visa para viajar a Inglaterra? ¿Con quién hay que hablar? ¿Servirá de algo instalarse frente a Carondelet y, por ejemplo, instaurar una huelga de hambre hasta que el tema en cuestión sea borrado de nuestra historia? Por ahí escuché que alguien sugería hacer una versión hardcore-death-power-black-metal de Comandante Che Guevara. No sé si serviría de mucho, pero sería muy divertido. Sea como sea, aquí estamos y de aquí nadie nos mueve. Viva la Resistance. Let’s take this sad song and make it better.



17 comentarios:

LadyV dijo...

Muy de acuerdo contigo.
Es terrible lo que han hecho. Lo más indignante es que cada vez que hay elecciones toman canciones de regeton y de tropical pop para las campañas y este año han puesto en esa categoría a una canción maravillosa. No se lo que hay que hacer pero por favor si hay alguna manera de apoyar para que la saquen, cuenta conmigo.

Tiriel dijo...

Ayer la oí por primera vez y me hirvió la sangre. Es una auténtica afrenta a la música, salpican con su lodo aquello que nos alegra.

No quisiera ponerme a pensar en que sucede si eso se instala en la memoria de quienes hoy son niños o mentes en formación, y luego cuando años después escuchen la canción la recuerden como parte del gobierno ecuatoriano!

No puedo con la indignación, esto es una vulgaridad, encima salpicada de ilegalidad.

La Dama del Abismo dijo...

Lo más terrible de eso es que la melodía de Hey Jude! (que en realidad no es una de mis favoritas de los Beatles)es pegajosa y ahora es difícil quitarnos de la cabeza esa bazofia de campaña política "reeevoluciónciudaadaanaaa, ciudadanaaa"... ¡no hay derecho!

sacrilegio dijo...

Hay cosas que una persona, no quisiera tener que escuchar en su vida.

Es como si a los demás nos diese por ir a mear en la tumba de su abuela señor Correa. Sólo, para que se haga usted una idea, del sentimiento que me invade al ver esta aberración.

O por poner un ejemplo más político, como cuando los nazis quemaban libros.

Un abrazo amigos.

The T dijo...

Muy de acuerdo con el analisis. Pero creo hay algo mas.

Aparte de lo totalmente repugnante que es la "adaptacion" que han hecho de la melodia de la cancion, me da asco el saber que en mi patria (en la cual no habito por el momento) campea tal ilegalidad que el GOBIERNO usa una cancion que es propiedad intelectual de otras personas en otro lugar del mundo sin siquiera importarle convenciones, tratados, etc. El Ecuador esta cada vez mas siendo aislado del contexto internacional mientras el resentido social que gobierna nos convierte cada dia mas en satelites de Venezuela.

Es obvio que el apropiarse de una melodia de una banda anglosajona, pariente cercana del monstruo imperial, no es grave y quizas es hasta "justo" para los rencorosos. Como me encantaria ver alguna cancioncilla como la trasnochada melodia al suicida Guevara adaptada como slogan publicitario... de Coca Cola si fuera posible...

Pero eso no pasara. Porque en otros lados respetan el derecho intelectual.

La mejor solucion a esto? No vuelvan a votar por el resentido social por favor! Que ahora son los Beatles... Pronto seran SUS derechos los ignorados...

kros dijo...

Comparto tu comentario, la primera vez que la vi y escuche no aguante 10 segundos le cambie de canal, y cada vez que la ponen apago la televisión porque me parece una tremenda falta de respeto a una canciíon ícono de la cultura mundial, una canción con la que algunas veces en mis momentos dificles me ha hecho llorar y echarle pa lante, el señor Correa no tiene derecho de pisotear esta canción que para todos alrededor del mundo tiene un significado especial

the walrus dijo...

Este es el gobierno patriota y soberano, que ignora que una creación intelectual tiene derechos protegidos sobre difusión, transformación, adaptación, etc. Todo tiene un precio, que se enteren el domador de focas que nos gobierna y su mafioso director de propaganda. Que las empobrecidas arcas del estado les alcance para pagar a una gordita sebosa, o a un par de rastas colaboracionistas no significa ni de lejos que tengan la capacidad económica y moral de utilizar en su campaña el gran tema de McCartney. Vamos mal!

J. José Alomía dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
J. José Alomía dijo...

A la mierda la revolución cuidadana después de lo de Hey Jude! País, todos queremos una revolución, pero si te metes con McCartney you can count me out.

Anónimo dijo...

Pescado;
Una cosa más: el video es una copia casi exacta del trailer de un documental llamado playing for change.

http://www.youtube.com/watch?v=Us-TVg40ExM

Ahí tienen el link para que les hierva un poco más la sangre. Yo no me agtreví a poner esa Trampa en mi facebook... puse la verdadera Hey Jude como protesta.

De paso, lo que más me emputa a mí no es la destrucción de un tema de los beatles... es la TRAMPA que hacen el poner un tema de dos minutos y medio antes de una campaña electoral. Eso, lo pagan con tu plata compadre, con la mía, con la de todos. Y ninguno de nosotros puede hacer mucho más que quejarse. Mientras tanto, el pueblo aplaude. A mí me resulta humillante.

Un abrazo;

Carlos A. Vera

Forkiu dijo...

Este nefasto comercial además de arruinar la canción de los Beatles es una copia mal hecha del de cerveza Pilsener (el verdadero orgullo de los ecuatorianos), solo que cambiaron las peladas buenas por indigentes sufridores. No se lo pierdan en el siguiente enlace.
http://www.youtube.com/watch?v=fpcuw8P3Zj0&feature=relate

Monólogos de la vejiga dijo...

Mas que la canción de los Beatles (el tema de la apropiación de canciones populares con fines publicitarios es mas viejo que la sarna.....y hay casos mucho mejor aplicados, además, que esta basofia cursi) es lo que comenta Carlos Andrés Vera. La propaganda de PAIS es la COPIA EXACTA del video de "Stand by me" del documental Playing for change (su objetivo: llevar ayuda y esperanza a los mas necesitados del mundo a través de la música.)
Es el robo descarado y tapiñado de la idea, la estructura, el "feeling" incluso del video, el que considero una bajeza del/los publicistas o (ja) "creativos" involucrados y lo que me confirma una vez mas que no es necesario estudiar política para entender el estado crítico de nuestro país. El dia en que se deja de soñar, se mueren las ideas. Y cuando se mueren las ideas, queda este chiste.
Yo prefiero autoengañarme: me gusta imaginarlo mas como una parodia de "Vivos". Saludos!

Jaime Nuñez del Arco

Antonieta dijo...

Un amigo se subió a un taxi y empezó a sonar este jingle, canción, plagio, en fin, ésto que no tiene nombre. Y bueno, empezó un diálogo
Amigo: jefe, qué le parece que el gobierno use una canción de Los Beatles?
taxidriver: de quién?...
Amigo: Los Beatles fueron una banda inglesa que revolucionó la historia de la música!
taxidriver: ah no he sabido, pero bueno, para que también, bonita está, bien pegajosa la canción! Y dígame, que posición política tienen estos jóvenes????.....

Creo que aquí terminaba la conversación o por lo menos yo le di ese fin. Me impresionó pensar que hasta aquel que no sabe de los Beatles pregunta de todas maneras por una posición política.
El que conoce y ama la música de Los Beatles no puede estar más que indignado y el amo y señor de este plagio y audacia patética, el Sr. Vinicio Alvarado, se regocija viendo al pueblo cantar y a unos pocos muriéndose de iras, los que seguramente seremos llamados "pelucones" en la conferencia radial del sábado, pelucones por defender la canción que fue escrita para un niño, que no tenía nada que ver con la "revolución ciudadana".
Se necesita ser perverso de verdad para tergiversar este fin, este motivo de creación musical y usarla como parte del lavado de cerebros "revolucionario".

Anónimo dijo...

Parece que lo de utilizar las canciones con fines políticos es una tendencia que se da en todo el mundo.

En España, el Partido Popular (partido conservador de derechas - cada vez más en el centro, pero ese es otro tema)utilizó el año pasado una canción de Manu Chao en su campaña sin permiso del artista...

...por lo menos no tradujeron la canción...


Un besito desde España,

Bárbara

http://www.elpais.com/articulo/cultura/Manu/Chao/denunciara/PP/utilizar/canciones/permiso/elpepucul/20080302elpepucul_3/Tes

Juan Fernando Andrade dijo...

personal,

gracias x esa masiva respuesta, no me esperaba menos d uds.

creo q todos tienen razón. vamos a la carga! sigan protestando. como quieran, como puedan.

saludes

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo con el post y con lo que se escribe en la mayoría de comentarios! No se puede usar una canción que fue escrita para subir el ánimo y dar consuelo al hijo de lennon (jules en la canción cambiado a jude) de forma tan inmoral y poco ética.

Lo que apreciamos la música de los Beatles no tenemos porque acordarnos de país cada que oíamos hey jude y los que no han oído la canción (como el taxi driver) cuando la oigan por primera vez la relacionaran inmediatamente con pais, lo que me parece trágico.

Algo se tiene que hacer para que salga del aire este spot!!!

No se, a veces pienso que en otras épocas a estas alturas ya estábamos artos de atropellos y salíamos a la calle a BOTAR al presidente de turno, quizás más de cabreados que de ciudadanos concientes pero en fin…

“Let’s take this sad song and make it better”

DSNS

Anónimo dijo...

sí, que asco lo de la canción, de acuerdo. Nada es suficiente para reclamar contra eso. Pero de ahí a que sea esa la razón para votar o no votar (¿?) Un poco pobre Picachú.

Bastante mal argumento si tienes cds o películas piratas en la casa.

abrazo
I.