12.29.2009

New Orleans 1


Hubo una época de mi vida en la que escuché mucho jazz. Empezó, como tantas otras cosas, la primera vez que leí El Perseguidor, ese cuento de Cortázar en el que Charlie Parker se llama Jhonny Carter y le dice a Miles Davis: eso ya lo toqué mañana. Durante esa época quise ser muchas cosas: baterista de jazz, crítico de jazz, biógrafo de algún jazzero-junky vagabundo y fracasado y hasta dueño de un bar en el que se tocara jazz y nada más que jazz. Aunque tomé varias lecciones con un baterista brasileño que vive en Nueva York, es ciego y se llama Vanderlei Pereira (líder del grupo de Brazilian Jazz Blindfold Test), el rock fue más fuerte y se impuso. Sin embargo, hay una ciudad que he querido conocer desde entonces y en la que aterricé hace tres días: New Orleans.


Después de una escala de varias horas en el inmenso y cada vez más mall aeropuerto de Miami, que dicho sea de paso me sirvió para adquirir Esta Es Mi Vida, la autobiografía de José José (donde, se supone, cuenta su temprano estrellato, sus problemas con el alcohol y las brujerías que le echó encima su ex esposa) y empezar a leer Juliet, Naked, la nueva novela de Nick Hornby (de la que ya hablaremos), llegué al Louis Armstrong, New Orleans International Airport. Empezamos bien, me dije. Luego, durante el camino hacia a la ciudad propiamente dicha, miré esa parte de Estados Unidos que se repite sin cesar entre ciudad y ciudad: bloques gigantes y fríos al lado del camino en los que brillan las letras de Wal Mart, se promocionan todos los All You Can Eat del mundo y se estacionan los trailers en los que viven los personajes de los cuentos de Carver, las canciones de Bruce Springsteen y alguna estrella olvidada de la lucha libre tipo Randy “The Ram” Robinson. Born in the USA, pensé, everything is a copy, of a copy, of a copy, como cuando tienes insomnio y no puedes sacártelo a golpes. Por un momento temí que NOLA (New Orleans, Louisiana) fuera otra de esas ciudades gringas de las cuales la gente sale corriendo hacia New York o Los Ángeles. Pero no. No podía ser. Y no lo es.


El downtown de New Orleans, también conocido como el French Quarter, es el gran set de una película de principios del siglo XX. Casas grandes y antiguas. Balcones, muchos balcones, todos hermosos. Ventiladores de hélice. Barcos a vapor navegando el ancho Mississippi. Uno va caminando y casi espera que alguien grite ¡corte! y lleguen un grupo de tipos malhumorados y apestosos a tabaco para desmontar la escenografía y cambiarla, no sé, por los anillos de Saturno, por ejemplo. Pero no. NOLA es de verdad y aunque hace frío está llena de gente y los músicos de jazz (de ese que abre las películas de Woody Allen) están soplando en cada esquina y los pintores venden sus retratos de Jhonny Cash en la Plaza De Armas y los bluseros tocan su propia versión de Purple Rain con solo de trompeta y las bandas de rock ochentero que no superaron Van Halen abundan y las calles huelen a mariscos y los gitanos quieren leerte la mano y como acá son gente civilizada está permitido tomar en la calle y venden tragos to go y en los almacenes venden libros que hablan del huracán Katrina y Tabasco de varios colores y muñecos Voodoo que vienen con manual incluido para que la maldad no te salga mal o, en todo caso, no caiga sobre la persona equivocada. Me pregunto si la ex de José José pasó por aquí antes de destrozarle la vida al hombre que la llenó de dinero y no le pidió nada a cambio más que le hablara mientras vomitaba. Sea como sea, he vuelto a escuchar jazz y CB se muda a NOLA por unos días y la programación que vendrá será más bien una bitácora de viaje. Welcome to New Orleans.



Ps, si alguien tiene alguna recomendación, onda dónde comprar libros y cosas que nos gustan, por favor escríbala a manera de comentario. Muchas gracias. Atte. La Gerencia.

12.25.2009

Debajo del árbol


Hoy es 25 de diciembre y por lo menos en el Ecuador, sobre todo en Manabí, éste es un día destinado al reposo absoluto. Ya pasaron las cenas-borracheras con los amigos y la comida a media noche con la familia. El 25, se me ocurre, es como un paréntesis en la vida, un espacio en blanco por el que nadie te va a reclamar y que puedes llenar como mejor te parezca. Siguiendo la tradición, hoy no pienso hacer nada más que descansar: ver alguna película light, leer algo que no demande mucho de mí y dormir a pierna suelta. Pero antes de desconectarme, voy a poner mis regalos debajo del árbol, para que quien lo crea prudente se acerque y los vea. Abrazos a todos!!



Uno: Bruce Springsteen & The E Street Band con Michael Stipe (R.E.M.). Una versión de Because The Night que me encanta por todo el power del Jefe mezclado con la sutileza alternativa y temblorosa de Stipe. Mucho oído al solo medio noise que se manda el Jefe.



Dos: Un tributo a Joe Strummer en el que Elvis Costello, Bruce Springsteen (al que le encanta tocar en gajo, como corresponde), Dave Grohl y Little Steven tocan London Calling. Cada uno tiene puesta su guitarra y la onda es como un wall of sound de cuerdas y voces roncas.



Tres: José José, el príncipe de la canción, cantando El triste, el tema de Roberto Cantoral que lo inmortalizó, entre otras cosas, por esta presentación. El año es 1970 y se trata del II Festival de la Canción Latina. José José representaba a México y quedó en tercer lugar. Su performance es alucinante. Fíjense en el público, que lo pierde todo.



Cuatro: En 1994, Charly García lanzó La hija de la lágrima, una ópera rock fallida pero válida, que no funciona como un todo pero tiene partes (canciones) excepcionales como Fax U, Víctima, Andan y, por supuesto, Chipi-Chipi. Preparando una bio de Charly que escribí para Mundo Diners y según me dicen se publica en febrero, encontré esta entrevista que García le dio a Jorge Ginsburg en el programa Peor es nada. La onda es cómica, casi una joda, pero el genio de García, a quien se lo nota en trance, se despliega en cada respuesta.





Cinco: Para cerrar, una de aquellos fabulosos noventa. Neil Young se presenta ante toda una generación tocando su clásico Keep On Rockin’ In The Free World con Pearl Jam. Recuerdo haber visto este show (fue durante un MTV-VMA) hace años y pensar que Neil Young era el viejo más bacán del mundo y que el grunge, la música que acompañó mi adolescencia, no moriría jamás.



12.22.2009

El Rey Max


En estos días en los que uno tiene la obligación de ser feliz o pretender ser feliz y ponerle a todo una sonrisa de oreja a oreja, he encontrado una razón para ser feliz en serio y sonreír desde adentro y con todo: Where The Wild Things Are, la nueva película de Spike Jonze. No es una película navideña pero como si lo fuera porque despierta todos esos sentimientos que se supone deben despertarse y caminar en esta época del año.

La misión no era nada fácil. Adaptar al cine el libro “para niños” del octogenario Maurice Sendak (Brooklyn, New York, 1928), cuya extensión se remite a diez oraciones más bien cortas ilustradas con dibujos del mismo autor, parecía un reto casi imposible y, al mismo tiempo, la plataforma perfecta para trabajar con libertad y mantener el control creativo. Spike Jonze y su coguionista Dave Eggers (Away We Go) partieron del espacio en blanco que se produce entre líneas y lo llenaron con una realidad sólida que me hizo dudar de que todo lo demás exista realmente.


Max, un niño de doce años que ha logrado suplantar al mundo “real” por el que funciona en su cabeza (como tiene que ser), huye corriendo de su casa después de una pelea doméstica con su madre (Catherine Keener, tan increíble como siempre). Lleva puesto un disfraz de lobo y sus Converse negros. Corre hasta camuflarse en un pequeño bosque que termina en un río, donde lo espera una embarcación que lo llevará justo donde quiere ir, donde necesita estar: lejos. El mar alterado por el viento lo deposita en una isla poblada por criaturas que de lejos parecen monstruos y, de cerca, material excluido de los cuentos de hadas, peluches alternativos con los que uno podría dormir plácidamente (haber confeccionado trajes de dos metros de alto, en vez de usar bestias computarizadas, es tal vez el mayor acierto de la producción). Como en el libro de Sendak, Jonze y Eggers no se molestan en explicar la mitología de estos seres ni mucho menos. Los monstruos simplemente están allí porque esa isla es su hogar y ya, punto, el resto no nos importa. Max, que no es un monstruo pero a ratos preferiría serlo porque eso de ser niño lo hace sentir desubicado, encaja enseguida y se convierte en el Rey Max, Lord of the Wild Things. Pero claro, ningún rey tiene todas las respuestas, mucho menos él, que está lleno de preguntas.


No sé si Sendak quiso escribir una historia con moraleja ni mucho menos si Jonze y Eggers quisieron amplificar el mensaje, pero algo es cierto: no se puede vivir con miedo. Max mira a los monstruos a la cara y les sostiene la mirada así el cuerpo entero le tiemble. El niño construye un puente, se abre, se la juega, permite que le pasen cosas y, algo clave, se permite fallar. Max no es un buen rey, ni siquiera es un rey a secas. El Rey Max es un personaje que el verdadero Max debe abandonar para encontrar a la persona debajo del disfraz de lobo feroz. Por eso causa desastres y decide volver a la casa de su madre para enfrentarse con una verdad a la que ya no le teme y, también, para que los monstruos resuelvan sus problemas entre ellos, como tarde o temprano tendrían que hacerlo.


Una película que se hace querer enseguida, hecha con cariño y llena de buenas intenciones. Una película sobre los riesgos del poder absoluto. Una película sobre crear un mundo personal que nos pueda salvar del otro. Una película que nos trae al mejor James Gandolfini (a.k.a. Tony Soprano) que hayamos escuchado en el cine. Una película que sirve para estrenar mundialmente las canciones de Karen O and The Kids. Una película en la que Spike Jonze vuelve a lucirse. Una de esas películas que ojala no acabaran nunca.








12.17.2009

Greed is Good. Sex is Easy. Youth is Forever.


Hace unos días, en Gkill, conseguí The Informers, la película basada en el libro homónimo de Bret Easton Ellis. The Informers, el libro, es el único volumen de cuentos publicado por BEE hasta la fecha. Apareció por primera vez en 1994, cuando BEE ya era BEE y acababa de atravesar el controversial pero redituable éxito de American Psycho. Tal vez por eso se arriesgó con un libro de relatos cortos (genero que, según las editoriales, vende cada día menos), porque mal que mal había llegado alto, más alto que el promedio, y podía experimentar con libertad, como tiene que ser.


The Informers es un libro de cuentos pero también puede ser, fácilmente, una de esas novelas fragmentadas y corales disfrazadas de libro de cuentos. Tiene una estructura que se acerca tanto a los Short Cuts de Carver (magníficamente puestos en pantalla por Robert Altman en 1993) como a la Magnolia de Paul Thomas Anderson (que es como un maravilloso cover de Short Cuts, ¿no?) y cuyo equivalente ibérico sería, por ejemplo, El hombre que inventó Manhattan, de Ray Loriga. Se mezclan los personajes y las historias se encuentran no en mundos paralelos sino en un mismo sitio donde los unos saben poco o nada de los que le pasa a los otros pero, aún así, están involucrados. En la película, dirigida por un tal Gregor Jordan que la verdad no sé quién es y escrita por el mismo BEE, los personajes de la obra se hacen carne en gente tan admirable y hermosa como Winona Ryder, Kim Basinger, Amber Heard, Billy Bob Thornton, Mickey Rourke y Brad Renfro (1982-2008, que nos cayó bien en Bully y mucho mejor en Ghost World). O sea que, por lo menos en cuanto a delantera se refiere, The Informers la tiene ganada. Sin embargo, las críticas han sido mercenarias. Igual me atrae, mucho más ahora que, a manera de calentamiento, he empezado a leer los cuentos y de nuevo me encuentro atrapado entre las líneas de BEE.


El cuento que por lo pronto me asombra más que el resto es el número dos: At The Still Point. Cuatro amigos que no tienen nada mejor que hacer deciden salir a cenar y uno de ellos menciona a un quinto que murió hace un año. Ese pequeño detalle, que todos pretendían pasar por desapercibido, detona una cascada de tensión. ¿Qué haces cuando recuerdas a un pana que murió hace apenas un año? Está claro que nada de lo que hagas lo traerá de vuelta y tal vez, como dicen siempre, lo mejor sea mencionar lo bueno, obviar lo malo, reír un poco, brindar a su irrecobrable salud y seguir viviendo tranquilamente. Pero no, en este cuento no es así la cosa. Entre bastones de pan y bebidas que llegan tarde, los cuatro amigos toman pociones opuestas y con frases cortas que en vez de decir sugieren con la fuerza de un puño que rompe una mandíbula, empiezan a recriminarse unos a otros. Lo correcto, en teoría, sería sentirse mal, muy mal. Pero de qué sirven todos esos lamentos de viuda si, como dice uno de los comensales, ese que murió hace un año era un verdadero hijo de puta que habló mal de todos a sus espaldas y se acostó con las novias de sus amigos cada vez que pudo. ¿Acaso una mala persona se convierte en un ángel cuando estrella su auto y muere instantáneamente?, no es muy probable. Lo que sí es probable, más que probable, es que todas esas memorias que tenemos de los que se han ido tomen cierto brillo inmerecido cuando sean pulidas por la muerte. BEE habla de eso entre líneas, con gestos, creando una pesada sensación de incomodidad que me hizo querer mirar hacia otro lado, levantarme de la mesa con cualquier pretexto y dejar que esos cuatro amigos solucionen, si es que pueden, los recuerdos que los ocupan.


I take a sip, cautiously at first, afraid the sip is sealing something.
“I’m sorry,” Dirk says. “I just… can’t.”



12.15.2009

Badass


The Bad Lieutenant: Port of Call – New Orleans (Werner Herzog, 2009) no es exactamente un remake de Bad Lieutenant (Abel Ferrara, 1992), más bien es un cover y uno muy bueno. En el guión de la versión Herzog trabajaron William M. Finklstein (que lleva más de diez años escribiendo capítulos de series policiales como L. A. Law, NYPD Blue y Law & Order), Víctor Argo y Paul Calderón, éstos dos últimos también escribieron la versión Ferrara y queda claro que no han querido repetirse sino ver qué más había por ahí. Primero cambiaron New York por la New Orleans post Katrina, segundo, cambiaron a Harvey Keitel por Nicolas Cage y tercero, acaso el cambio más trascendental, cambiaron la figura oscura y marginal de un policía corrupto y decadente al que nadie regresa a mirar, por la de un policía igual de corrupto e igual de decadente que ante la mirada oficial es un héroe.


Ambas versiones son dañadas pero la representación de la maldad varía de la una a la otra. El Lieutenant de Keitel, que dicho sea de paso no tiene más nombre que su rango, es un tipo callado que sí, explota a menudo, pero trata de manejarse a bajo volumen en la medida de lo posible para poder pasar desapercibido y hacer la suya. El Lieutenant de Cage, que responde como puede al nombre de Terence McDonagh, goes to eleven, está siempre pegado al techo, al borde de la sobreactuación más ridícula y, sin embargo, Cage lo logra, logra mantener la tensión de su personaje mediante acrobacias casi circenses. Keitel me hace pensar en un tipo cabreado que, más o menos, todo lo que quiere es que lo dejen en paz para poder tomar vodka, fumar algo de crack, apostar en pos de dinero fácil e irse de putas; ese Lieutenant está atrapado en el ocaso de la sociedad que lo rodea y trata de pisar antes de que lo pisen. Cage, en cambio, está absolutamente embalado, se cree indestructible y, al mismo tiempo, es presa de sus debilidades y combate su fragilidad apoyado en sus vicios, que son los mismos de Keitel. Ambos personajes, sin embargo, se encuentran en un punto del universo: saben lo mal que están pero no harán nada para cambiar porque eso sería dejar de ser lo que son. Pueden mentirle a los demás, pero no a sí mismos.


Por otro lado, tenemos las visiones de Ferrara y Herzog, que lejos de enfrentarse se encuentran en momentos afortunados, aunque cada una tenga su look y su intención. La dirección de Ferrara tiene algo del Scorsese de Taxi Driver (ahora que lo pienso, el Lieutenant es como un Travis Bickle derrotado por las circunstancias que no cree en la redención) y es, tal vez, el comienzo de la soledad irremediable, alucinada e intoxicada que tan bien explotó en la gran The Blackout (1997). Y Herzog, aunque suene raro, decidió darle una onda medio Fear and Loathing a su versión del Lieutenant. La película de Herzog te convence de que Nicolas Cage está en algo todo el tiempo, hasta cuando duerme; como si la sobriedad fuese un estado imposible, insoportable y, además, inútil para un personaje que necesita cierta distancia de la realidad para cumplir con su trabajo. No es que Cage se la pase nadando en charcos imaginarios y conversando con dinosaurios, pero sí se le aparecen iguanas y la manera en que lo encuadran y en que lo iluminan da para pensar que vive en un lugar que no es este en el que vivimos nosotros (el New York de Ferrara, en cambio, es absolutamente creíble). El trabajo del fotógrafo checo Peter Zeitlinger (hombre de confianza de Herzog) es excepcional, tan bien logrado y liberado de prejuicios que da para pensar que la industria no es el enemigo sino un aliado poderoso al que es preciso domar.


12.09.2009

La venganza del zombi gay


En un futuro no muy lejano que transcurre en Berlín, los zombis han adquirido la capacidad de vivir entre los humanos, no como ellos, ni comiéndose sus cerebros, pero sí mezclándose con ellos en alguna especie de sociedad mixta, sangrienta y divertida. Los zombis de la nueva era caminan entre los alemanes, respiran, hablan, soportan los días bajo el sol con su pálido garbo y se meten en discotecas donde hacen levantes homosexuales y, acaso lo menos sorprendente, protagonizan las películas de la cineasta experimental Medea Yarn, una dama dark (su novia, Hella Bent, está muerta qué rato y habla con cartelitos sobre música de pianola, a lo cine mudo) y existencialista a la que le encantan los cumpleaños porque la acercan un poco más a la muerte.


Pero esta no es una película de Medea Yarn sino la película dentro de la cual Medea Yarn hace su película. En rigor, hablamos de Otto; or, Up with Dead People, un film del canadiense Bruce La Bruce, rodado en alemán y hablado en un inglés gramaticalmente correcto pero fonéticamente torpe. Esto del idioma mal pronunciado es lo que menos sorprende o, mejor, es lo más racional que se encuentra en la película. Al principio está Otto, un chico que aparentemente murió hace poco y pertenece a esta evolucionada leva de zombis medianamente civilizados y gays. Lo vemos salir de su tumba, hacer dedo en la carretera, liarse con un amante al que desangra y excita por completo y entrar en la secta de Medea Yarn por la puerta grande. Según la cineasta, Otto se hace el muerto y esa certeza adolescente la trae, más que intrigada, loca de gusto; por fin ha encontrado la estrella para su obra y no piensa soltarla. Pero Otto está muerto, muerto de verdad, muerto-muerto, y por ahí tiene flashbacks de un pasado difuso que, por lo que se ve, lo hizo feliz. El resto son disertaciones (algunas en off y otras dichas directo a cámara) sobre lo inútiles que resultan algunas reglas impuestas por la sociedad y acercamientos a la esperanza de la muerte. Curioso, porque Medea, Otto y compañía no piensan en la muerte como el fin sino como el principio y esto es, a fin de cuentas, aferrarse a la vida.


Otto… sorprende por muchas cosas. Es, ante todo, una comedia. O bueno, por lo menos a mí me sacó sonoras carcajadas que aterrizaron sobre los kilómetros de vísceras, tripas, órganos y sangre que se riegan de escena en escena. No es una cinta prolija y tal vez no quiera serlo o simplemente no le dio la raza para serlo. Las actuaciones son tan malas que, literalmente, son buenas; o sea, solo hay dos formas de actuar como lo hace el personal de La Bruce: con años de entrenamiento en una escuela especializada escondida en la cordillera del Himalaya, a la que sólo llegan los elegidos por el Olimpo, o reuniendo a un grupo de panas que no han actuado en su puta vida y ni siquiera serían capaces de mentirles a sus padres. El resultado es una de las cintas más graciosas de la historia, personal como ella sola, súper B, pero de intenciones claras y discurso consumado: la vida no es esto que vemos ni aquello que tocamos, la vida viene después y todos nos estamos preparando para los misterios que nos serán revelados justo a tiempo y, mientras tanto, mejor bailar, hacer el amor, comer conejos y descuartizar pájaros y morder los cuellos amados hasta que sangren y luego andar por la calle con esa sangre en el rostro, como si todos fuésemos clones defectuosos y valientes del hijo que alguna vez tuvieron El Guasón y Robert Smith.


De Otto… queda una gran lección: hacer cine con libertad. No tenerle miedo al fracaso ni mucho menos al ridículo. Divertirse. Pasarla bien. Jugar. Jugar en serio y en broma porque mientras te lo creas no es mentira y el que no le guste puede o bien tirarse a un poso o de plano tener la gentileza de matarse.


12.07.2009

El cojo, el loco y Jaime Bayly


A menudo, en muchas conversaciones no necesariamente literarias, aparece el tema Jaime Bayly y cada quien tiene su posición y esa posición suele ser extrema. Lo amas o lo odias. Unos dicen que no es periodista y que aunque el mismísimo Roberto Bolaño haya afirmado lo contrario, tampoco es escritor porque, entre otras cosas, siempre está escribiendo el mismo libro y hablando de su vida, haciéndose la víctima incomprendida. Otros dicen que es el periodista más entretenido que hay en Miami y que como sus libros se venden en España debe ser un escritor latinoamericano exitoso o más exitoso que el promedio. Yo también tengo me opinión. No soy groupie, y aunque ciertos amigos me reclamen lo contrario, creo que tampoco soy fan. Pero de que me gusta, me gusta.

No recuerdo exactamente cuándo pasó, ni cómo. Supongo que fue pasando de a poco porque ni lo sentí. La cosa es que en casa tengo varias novelas de Bayly y, ahora que lo pienso, ninguna ha sido un regalo (es más, muchas veces han intentado detenerme antes de alcanzar la caja registradora, como si leer al peruano de la tele fuese un acto subversivo, algo prohibido y de mal gusto). O sea que por voluntad propia he derrochado parte de mi presupuesto en su obra. Francamente, creo que No se lo digas a nadie (1994), La noche es virgen (premio Herralde, 1997) y Yo amo a mi mami (para algunos la continuación o actualización de Un mundo para Julius de Bryce Echenique, 1998) son novelas valiosas, modernas, enteras, entretenidas y consistentes, casi necesarias para entender cierta parte del Perú (el país de las nuevas lit-latam-celebs: Julio Villanueva Chang, Santiago Roncagliolo, Iván Thays, Daniel Alarcón y contando) y del tiempo que nos ha tocado vivir. Por otro lado, Los últimos días de la prensa (1996) y El huracán lleva tu nombre (2004), en los que no subrayé absolutamente nada, me han divertido como pocos y se han dejado leer bastante rápido y con placer. Entonces tal vez Bayly no sea un escritor, pero vaya que escribe y, más importante aún, escribe como un autor: un tipo interesado en marchar sobre su propio terreno hasta perforar el suelo y marchar hacia el infierno cagándose de la risa en el camino. Por eso, cuando me enteré que El cojo y el loco, su nueva novela, no era ni personal ni autorreferente, que el personaje principal no era un animador de televisión que odia la televisión y quisiera dedicarse sólo a escribir pero no tiene los huevos para que le falte la plata, me preocupé un poco. Ahora, después de leerla y disfrutarla, estoy más tranquilo.

Como todas las novelas de Bayly, El cojo y el loco tiene capítulos cortos y párrafos largos y en sus páginas siempre está pasando alguna cosa, para bien o para mal. El cojo es un chico de buena familia limeña cuya vida se ve truncada por una enfermedad que, a los ocho años, le resta ocho centímetros en una de sus piernas, convirtiéndolo en la impresentable vergüenza de la familia. Su cojera lo condena a vivir aparte, entre jardineros y empleadas que tampoco lo respetan mucho que digamos. Luego, para esconderlo de su país, lo mandan a Londres, y en el trayecto lo violan repetidas veces y lo llenan de ira y de semen y el cojo se vuelve una bestia salvaje, enceguecida por el resentimiento y dispuesta a matarnos a todos si nos atrevemos siquiera a mirarlo.

El loco, en cambio, nació peludo y feo, pero aventajado. Es algo así como el mejor amante que haya existido jamás en el Perú. El problema es que sólo le interesa el sexo y nada más que el sexo y ni siquiera le interesa una carrera en la pornografía así que, por proceso de eliminación, es un desadaptado, un inútil, un tipo al que su familia esconde en una hacienda y que cuando regresa a Lima se pierde, o se encuentra, en la marihuana. De ahí en adelante sólo le interesa fumar y nada más que fumar y poder borrarse de Lima y perderse en la selva de los incas, donde nadie le joda la vida ni le pida que consiga trabajo y sea productivo y gane algo de dinero para mantener a su esposa y a sus hijos. Porque sí, el loco está casado y esa familia es ciertamente una locura.

Una novela violenta, fuerte y dañada, que a través de sus dos personajes principales reduce al ser humano a la mínima expresión, quitándole toda la razón, sometiéndolo al poder de sus impulsos y condenándolo a la miseria y la tragedia. Una novela donde la alta sociedad de Lima queda mal parada y se estremece en sus propios excrementos detrás de una vitrina impecable y cristiana. Una novela de Jaime Bayly.







El cojo llegó a Londres con una lección aprendida y bien aprendida: el mundo se dividía entre quieres rompían el culo y quienes tenían el culo roto.

Tu culo es mío, pero te prohíbo que me toques o me beses. Si te enamoras de mí, te mato.

…la última noche le terminó en la boca para que se acordara siempre del sabor de su leche…

…pensaban en salir del colegio para casarse bien casadas con un guapo millonario que las mantuviera toda la vida y se la metiera de vez en cuando, eso era menos importante.

…eran dos palomillas que no llegarían a viejos porque se matarían a ciento ochenta en moto o jugando a los vaqueros disparándose en el campo agazapados entre las piedras o borrachos sometiéndose a la ruleta rusa o intoxicados de tanto tomar ron hasta quemarse el hígado, esa certeza de que morirían jóvenes porque no servían para nada era lo que los unía, el desprecio por la vida, por sus vidas, por las vidas de sus familias, a las que aborrecían y a las que a veces soñaban con matar a balazos, en un gigantesco baño de sangre en dos mansiones de San Isidro para luego dispararse a la vez, uno frente al otro, a la cuenta de tres, y salir al día siguiente en los periódicos y por fin ser alguien, hacer algo que los sacara de la mugrienta y confortable mediocridad de sus vidas de millonarios con putas y pistolas.

…lo más normal les parecía seguir culeando entre ellos, porque se amaban y amaban culear drogados mientras el inca los miraba agitándose la verga, dispuesto a apoderarse de la holandesa en cualquier momento, y eso, los celos humanos, los miserables celos humanos, fueron lo que destruyó el paraíso en el que se había convertido la casita del loco frente al río. Pasó lo que tenía que pasar: una noche oyó que estaban culeando, y le entró a patada limpia al holandés, y le dijo ¡NO!, ¡NO!, ¡NO!, y el holandés se retorció de dolor y se cubrió los genitales mientras el dios inca seguía repartiéndole patadas sin compasión, y entonces la holandesa salió en defensa de su novio y le entró a bofetadas al loco, y el loco se arrechó de verla así, tan fuera de sus cabales, y le metió un puñete en plena cara y la dejó tumbada, privada, inconsciente, y entonces procedió a meterle la pinga duro y parejo, mientras el holandés lloraba de dolor, hecho un ovillo, y cuando terminó con ella, el loco se paró, con la pinga todavía erguida y mojada, la holandesa ya recuperada del golpe y encantada con el culeo abusivo…

11.30.2009

Apatowland


Durante su corto paso por Quito, Jorge Izquierdo y yo nos vimos un par de horas. Entre una cosa y la otra, hablamos de este blog. Jorge me preguntó por qué sólo escribo sobre cosas que me gustan, por qué no hago “crítica” o ataco de vez en cuando al enemigo. Mi respuesta fue simple: la idea del blog es recomendar y compartir, y no pienso ni recomendar ni compartir cualquier cosa que me haya hecho perder el tiempo. Sin embargo Jorge, como siempre, tenía un gran punto: es un placer leer reseñas o críticas desfavorables cuando están bien escritas y, dicho sea de paso, escribirlas es muy divertido y presenta un reto no menor. Ahora bien, yo siento que ya hice mucho de eso para revistas y que sí, me divertí, harto, pero también fui algo mala onda e irrespetuoso y justamente por eso dejé de hacerlo. Pero ayer pasó algo.


Desde hace meses esperaba ver Funny People, la nueva película de Judd Apatow, con Adam Sandler y Seth Rogen. Había leído algunas críticas y casi todas la destruían, pero me daba exactamente lo mismo, yo creo en Apatow. Así que ayer, por la noche, hubo todo un evento. Una pareja amiga preparó pizza casera (gracias por las anchoas!!) que acompañamos con cerveza. Todo esto celebrando lo que esperábamos fuera una de nuestras próximas películas favoritas. Se sirvieron los platos, se destaparon las cervezas, se apagaron las luces y durante hora y media vimos una de las mejores comedias de todos los tiempos. Empezamos con el joven George Simmons (Sandler) haciendo pasadas ridículas por teléfono, como lo haría cualquier adolescente desocupado con ganas de fregar la paciencia, como dicen las abuelas. Luego pasamos al mismo Simmons años después, despertando en la habitación master de su mansión en Los Ángeles. Está claro que le fue bien en la vida, que lo logró. Lo que no está claro es si es feliz o no. O más bien sí, sí está claro: George Simmons no es feliz y está tan solo que apenas lo ves sientes algo en la barriga. Para colmo, acaba de enterarse que por su sangre corre una especie de leucemia que podría acabar con él en cuestión de meses. Todo mal. Entonces decide volver a un pequeño club de comedia stand up y ahí conoce a Ira Wright (Rogen), un tipo que recién comienza en el negocio y que tal vez se conformaría con ser un octavo de lo que es George Simmons, quien después de ver su acto le pide que escriba chistes para él. Aquí comienza una relación maravillosa entre dos tipos: uno que quiere todo lo que no tiene y otro que tiene todo lo que quiere y se pregunta qué es lo que falta. Funny People tiene los elementos clave: cariño, verdad y buen gusto. La cantidad de personalidades que hacen caemos es casi absurda: desde James Taylor y Eminem, hasta Paul Reiser y Sarah Silverman. Y todo funciona de maravilla hasta que Simmons se salva y aunque su vida continúa la película se hunde como el Titanic.


Sepan que la cinta dura dos horas y media y que la última hora apesta tanto que a uno se le va toda esa emoción acumulada en un principio. George Simmons viaja al norte de California a tratar de recuperar a Laura (Leslie Mann, la esposa de Apatow), el amor de su vida, que para esto está casada con un australiano medio imbécil (Eric Bana) y tiene dos hijas: Mabel e Ingrid (las hijas de Apatow y Mann), un par de chiquillas molestosas que deberían irse a dormir apenas salen en pantalla. Pero no, las niñas se quedan despiertas y chillan y la película se convierte en una telenovela donde los problemas empiezan con los besos y se resuelven a puños. La cosa se derrumba como un castillo de naipes, se vuelve pesada, aburrida, tonta y uno empieza a rezar para que se acabe pronto porque siente vergüenza ajena y espera que Apatow conserve la dignidad pero aquello no sucede (después de la peli, terminamos amargados, confundidos y perdimos por completo el apetito). ¿Qué pasó? Varias tesis se manejaron durante la noche de ayer. Uno: Apatow quiso contar dos películas en una y no le salió. Dos: Apatow podría ser como el Paul Thomas Anderson de los pobres, pero todavía no lo es. Tres: el matrimonio de Leslie Mann y Judd Apatow pende de un hilo y ella lo amenazó con irse de la casa y llevarse a las niñas (lo cual, quizás, hubiese sido una ventaja) si no la dejaba salir en la película por lo menos una hora. Sea como sea, Apatow se perdió la oportunidad de hacer no solo su mejor película sino una de las mejores películas de la década que está por terminar. Aún así, creo que no deben perderse esa primera hora y media, sobre todo quienes se dedican al humor y quienes andan buscando un nuevo amor cinematográfico que, para su información, se llama Aubrey Plaza. Véanla y paren después del show de Simmons en el norte de California. Les juro que no se perderán de nada.

Y si quieren algo bueno de verdad, pasen por el blog de Jorge Izquierdo: http://mujerpiloto.blogspot.com/

11.27.2009

La obra y la vida


Veamos. Creo que ya abusé lo suficiente de este blog con el tema HD, pero hay una última cosa que me gustaría dejar en claro: la novela es personal, íntima, cercana. Es autobiográfica, sí, pero no es una autobiografía ni oficial ni no oficial. En mi novela están demonios que me persiguieron durante algún tiempo y que ahora están en esas páginas para quedarse ahí y no volver a trepar por mis hombros hasta meterse en mi cabeza y entrar por mis orejas. Este no es un ajuste de cuentas porque las cuentas se ajustaron hace mucho. Ni es un libro escrito con el afán de proteger a los inocentes porque simplemente no los hay. Ya no tengo problemas ni con mis viejos ni con Portoviejo, esas cosas se las heredé a mi personaje y aunque él todavía no las resuelve del todo, está en la pelea y yo le hago barra y le deseo lo mejor. Mis problemas los soluciono tras cámaras, como corresponde. Como le dije a Cordero durante la presentación: primero, llevaba años enteros escribiendo sobre otra gente y tenía muchas ganas de hacer algo sobre alguien de mi barrio, de mi pueblo, al que le gustan los discos que a mí me gustan y las películas que a mí me gustan; segundo, es cierto que tu vida sirve como materia prima, pero sirve sólo hasta cierto punto y ese punto llega pronto y, entonces, lo que haces es escribir y trabajar en función de la novela y no de la anécdota que en su momento te sirvió como punto de partida.

HD ya está en la calle y su destino dependerá mucho más de los lectores que de mí. Estoy contento y agradecido. Trabajar con Alfaguara es un honor y un placer y creo que lo realmente importante de esta publicación es que las puertas del mundo editorial se abran para recibir a los nuevos escritores ecuatorianos. Aquí lo que cuenta no son las estrellas fugaces sino vivir y bailar y dormir bajo un cielo estrellado. Este es el momento y es un momento clave. Después de trabajar en revistas y participar en antologías me queda claro, clarísimo, que en el Ecuador la gente no sólo lee más de lo que uno creería sino que escribe más y mejor de lo que uno hubiese imaginado posible. Varias de las mejores cosas que he leído en mi vida son cuentos que me han llegado al mail, cuentos en Word enviados por Luis Alberto Borja o Jorge Izquierdo o Elías Urdánigo, cuentos que deberían haberse publicado hace rato y que, estoy seguro, tienen un público que espera por ellos como se espera la navidad a los siete años. Aquí empieza el trabajo serio. Buscar y editar a esos autores que por lo pronto guardan sus armas secretas en sus laptops o en algún anillado que espera paciente su turno de subir al escenario.

Hay varios planes en camino (un podcast con todo el soundtrack, por ejemplo) y espero que el famoso book tour se pueda hacer y se pueda hacer pronto. Tengo ganas de visitar a la gente que he conocido en este peregrinaje crónicas-rock-lit y llegar con HD bajo el brazo a ver qué onda, güeros. Mientras tanto, entiendo que la novela ya está en librerías así que por lo menos en UIO, Gkill y Cuenca no debería ser imposible conseguirla. Y ya. Raro. Siento muchas cosas y me siento, sobre todo, libre. Por fin tengo espacio en el disco duro para otra cosa y las ideas empiezan a llegar de a poco, lento pero seguro. No es exactamente volver a empezar desde cero, pero casi. Dicen que la primera novela es la más difícil y que luego la cosa es como andar en bicicleta. Ya veremos. Ahora es tiempo de callar y de que este blog vuelva a su camino. Allá vamos.

11.23.2009

Rosario Tijeras, Sabrina Love y el teaser de HD.


Empieza la semana y la hora cero se acerca cada vez más rápido. Pasé un finde que se dividió entre la euforia total en el concierto de Charly García, en el Rumiñahui, y un montón de horas libro en la intimidad del hogar. Volví a leer Rosario Tijeras y volví a ver la adaptación cinematográfica, por capítulos, en YouTube. Leí, por fin, Una noche con Sabrina Love (que no se encuentra en librerías, lo juro, estuve en todas las librerías de UIO), que me llegó como archivo adjunto, en formato pdf, gracias a la gentileza de su autor. Ahora estoy lleno de preguntas, como siempre.


Creo firmemente que Rosario Tijeras, la novela, es muy superior a su hermana película. En el libro, la historia es narrada por Antonio, que no es el novio de Rosario sino el mejor amigo de uno de los novios de Rosario. Antonio, claro, está perdidamente enamorado de ella y habla desde un sentimiento platónico que sí, es real, pero se permite más libertades de las que debería y cuando uno hace eso, tarde o temprano, termina mal. Antonio habla de Rosario como si fuese la única y la última mujer en el mundo, como si después de ella el resto de hembras fueran nada más que un remedo de lo que alguna vez fue o pudo ser. Lo bacán es que Antonio logra transmitir esa imagen maximizada de Rosario y uno termina babeando por ella y, también, sufriendo, rogando que esas balas que le destrozan las entrañas no acaben con su vida antes que acabe la novela. En la película, lamentablemente, no pasa lo mismo. Antonio es casi un personaje secundario que apenas y se entromete cuando no hay de otra. ¿Por qué? Supongo que el chiste de la cinta era mostrar a Rosario en acción y no a un pelado que se caga por ella. Pero la verdad es que con esa vuelta de tuerca la cosa no anda. Si bien Flora Martínez (que sí, de pronto es muy blanca y muy guapa para llevar el apellido Tijeras) es un espectáculo en sí misma, al director (¿o será a los productores?) se le va la mano, la exhibe demasiado y en vez de mostrar los esqueletos que ella guarda en su closet, junto a su decadencia emocional, muestra a una mujer que consigue salir de cualquier apuro con un balazo o a través de un polvo. Más claro: en la novela te enamoras de Rosario y en la película no. Novela 1- Película 0.


En mi peregrinación por encontrar la novela de Pedro Mairal pasé por los dealers de siempre buscando la película basada en la novela de Pedro Mairal. Ni chicha ni limonada. Nada. Cero. Sabrina Love estuvo alguna vez en UIO pero al parecer vinieron pocos ejemplares que quién sabe dónde estarán. Lo cierto es que es una gran novela de camino (un road book, digamos) y ojalá la traigan y la vendan en la feria. La cosa va así: un adolescente de pueblo (esos sitios que los argentinos llaman el interior) gana un concurso televisivo para pasar, literalmente, una noche con Sabrina Love, la estrella porno más popular de la Argentina. El chico tiene diecisiete y seguramente, más de una vez, ha mojado su cama y sus calzoncillos pensando en Sabrina. La novela arranca en el pueblo, se despliega por el camino a capital (camiones, buses y hasta lanchas) y termina en Baires, donde Daniel, el personaje principal, entiende que la tele porno es eso, algo enlatado para la pantalla, una mentira no tan inocente, y que la vida sucede, como siempre, tras cámaras. Aunque no he podido ver la peli (y por lo que he escuchado no le hace justicia a la novela), siento mucha curiosidad por el proceso de adaptación. La novela de Mairal se toma el tiempo necesario para describir sus locaciones y, estando narrada en tercera persona, se apoya mucho en los diálogos, así que me gustaría saber cómo hizo Agresti para poner todo eso en pantalla. ¿Qué espera un novelista de una adpatación? ¿Qué le sea incondicionalmente fiel o que se vaya esos lugares que la novela no visitó? En todo caso, el mismo Mairal lo contará cuando hable de lo que él llama “las tensiones y desencuentros entre el cine y la literatura”.

Cerramos la transmisión de hoy con la presentación oficial de HD, el teaser. Escrito por María de los Ángeles “The Sank” Boada. Fotografiado por Daniel “El Príncipe” Avilés. Estelarizado por Daniela “Dani” Game y Antonio “Re Toño” Cepeda. Y dirigido por Daniel “Godo” Llanos. Un crew de lujo con el que cualquier escritor soñaría trabajar. Lo hicimos con una cámara de fotos, un par de sándwiches y tres litros de Coca Cola, así que les debo mucho, muchísimo, a todos los involucrados. Acá está. Enjoy.



El menú para el miércoles:

25/11/09
En el centro de convenciones Eugenio Espejo
(av. 6 de diciembre y sodiro)

17H30
"La pantalla en blanco: escritura y guiones"
mesa redonda con:
Jorge Franco
(autor de Rosario Tijeras y Paraíso Travel)
Pedro Mairal
(autor de Una noche con Sabrina Love,
co-guionista de La ventanda, de Carlos Sorín)
Frankiln Briones
(escritor y director de Un hombre y un río)
en el auditorio del EE

20h00
presentación de HD
Pabellón 2, Sala 2

22H00
HD, el after party
en Este Café La Mariscal
(Juan León Mera)
DJ Sean en vivo

11.19.2009

Catálogo para la FIL


Faltando menos de una semana para que empiece la FIL, el ministerio de cultura no ha hecho el menor esfuerzo por difundir el evento (algo salió en El Telégrafo, obvio, pero fue breve y solitario). Muy poca gente sabe que la próxima semana, Quito se llenará de escritores de Latinoamérica y España, escritores (algunos AAA) que han hecho un esfuerzo por venir y que, estoy seguro, alguien hizo un esfuerzo por traer (pasajes, hoteles, comidas, cocteles, nada de eso es gratis, ¿o sí?). Por eso, no me explico que el ministerio de cultura mantenga oculta su gran actividad del año. ¿Qué está pasando? ¿Será que la FIL se convirtió de pronto en un evento privado y exclusivo para sus participantes? ¿Se supone que las salas se llenarán con los mails que los invitados ecuatorianos enviamos a nuestros amigos? ¿Es que acaso la FIL no necesita público para ser, de verdad, la FIL? Simplemente no lo entiendo. Pero sea como sea, entiendo que sin público, sin gente, sin participación ciudadana, cualquier esfuerzo por difundir la cultura en nuestro país es una bala perdida.

La escritora Gabriela Alemán, que dicho sea de paso ha sido el único link entre la feria y los invitados, envió hace unas horas el catálogo oficial de actividades a realizarse en la FIL. ¡Gracias Gaby!, de no ser por ti, ni siquiera los involucrados estaríamos al tanto. Pues bien, yo hago mi parte y se los copio a continuación. Verán que, entre otros, vienen: Ignacio Echevarría, Juan Forn, Lucía Etxebarría, Pedro Mairal, Jorge Franco y Huilo Ruales. Y que todos los días están llenos de actividades.



Bienvenidos a la FIL.



CHARLAS MAGISTRALES
Miércoles 25, 14:30-16h00
PAB 2 SALA 1
Charla Dramaturgia: Rafael Spregelburd (Argentina, 1970)
Comenzó sus estudios de teatro como actor para luego dedicarse también a la dramaturgia. Entre sus maestros figuran el dramaturgo Mauricio Kartun y el director Ricardo Bartis, entre otros. A partir de 1995 se dedica también a la dirección, de este período son la mayor parte de sus textos escritos. Ocasionalmente hace adaptaciones personales de textos de otros autores como Harold Pinter, Marius von Maymeburg, Wallace Shawn. Ha dictado clases de dramaturgia y actuación en la Universidad de Antioquia, en la UNAM, las Universidades Nacionales de Rosario, Tucumán y Córdoba, la Casa de América de Madrid, el CAT de Sevilla, entre otros. Sus obras están traducidas al inglés, alemán, francés, italiano, portugués, checo, neerlandés y sueco. Algunas de sus obras son: Bizarra, La escala humana, La estupidez y Un momento argentino.

Miércoles 25, 19:00-20:30
PAB 2 SALA 1
Diálogo + lectura: Claribel Alegría (Nicaragua/El Salvador, 1924)
Licenciada en Filosofía y Letras por la Universidad George Washington, EE.UU. Fue discípula de Juan Ramón Jiménez en los años 40, quien le ayudó con la publicación de su primer libro de poesía Anillo de silencio en 1948. Su obra ha sido traducida a catorce idiomas.
Obras suyas son: Anillo de silencio (1948), Vigilias (1953), Huésped de mi tiempo (1961), Vía única (1965), Flores del volcán; Suma y sigue (1981) y Una vida en poemas (2003), que recoge prácticamente toda su obra poética.
Desde 1964 ha recibido multitud reconocimientos, como el Premio “Casa de las Américas de Poesía” en 1978, con su obra Sobrevivo y el Premio Internacional Neustad para la Literatura, en EE.UU. (2006).



Jueves 26, 16:30-18:00
Capilla
Oscar Hahn (Chile, 1938)
Poeta, crítico y ensayista chileno, integrante de la Generación Literaria de 1960, también conocida como generación dispersa o “Veteranos de 1970”.
Su trayectoria poética incluye las publicaciones Arte de morir (1977), Mal de amor (1981), Imágenes nucleares (1983), Flor de enamorados (1987), Estrellas fijas en un cielo blanco (1989), Tratados de sortilegios, que reúne toda la obra poética anterior (1992), Versos robados, Antología virtual (1996) y Antología retroactiva (1999).
La crítica especializada ha reconocido en la poesía de Oscar Hahn una calidad y originalidad indiscutibles en el contexto poético hispanoamericano, ejemplo de ello es el volumen Asedios a Oscar Hahn, editado por Pedro Lastra y Enrique Lihn, con motivo de los cincuenta años del poeta.



Viernes 27, 19:00-20:30
PAB 2 Sala 1
Lucía Etxebarría
Escritora española. Nació en Valencia, pero posteriormente fijó su residencia en Madrid, donde cursó estudios de Ciencias de la Información. Publicó su primer libro, La historia de Kurt y Courtney: aguanta esto, en 1996, sobre la relación de Kurt Cobain y Courtney Love, exponentes del movimiento grunge. Un año más tarde apareció su primera novela, Amor, curiosidad, prozac y dudas. Siguieron Beatriz y los cuerpos celestes, novela por la que obtuvo el Premio Nadal en 1998, y, un año después, Nosotras, que no somos como las demás, escrita a partir de relatos entrelazados. En 2000 apareció el ensayo La Eva futura. La letra futura, donde reflexiona sobre la mística de la feminidad y la literatura. En 2001 obtuvo el Premio Primavera de Novela con De todo lo visible y lo invisible. En 2003 publicó Una historia de amor como otra cualquiera, quince relatos protagonizados por mujeres y vinculados entre sí de modo que confieren al conjunto un carácter unitario.



Sábado 28, 15:00-16:30
Auditorio
Patrick Deville (Francia, 1957)
Este escritor trota-mundos, gran conocedor de América Latina, ha publicado varias novelas entre las cuales podemos citar Pura Vida (Seix Barral 2005), Los Fuegos artificiales (1992) y El Catalejo (Anagrama 1990), traducidas al español. Dirige la Casa de los Escritores Extranjeros y los Traductores de San Nazaire y la revista Meet. En el 2009, Patrick Deville publicó en la ediciones francesas de Seuil, el libro Equatoria, un homenaje al continente africano siguiendo las huellas de Savorgnan de Brazza.


Sábado 28, 19:30-21:00
PAB 3 Sala 3
Ignacio Echevarría (España, 1960)
Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona. Desde hace más de veinte años, trabaja como editor literario. Profesor, conferenciante y articulista, ha impartido talleres sobre crítica literaria en diferentes ciudades de España y América Latina. Ha estado al cuidado de la edición póstuma de algunas obras de Roberto Bolaño. En la actualidad escribe una columna en la "Revista de Libros" de El Mercurio (Santiago de Chile) y en "El Cultural" de El Mundo (Madrid).
Ha ejercido una destacada labor como crítico literario en distintos medios, muy particularmente en el diario español El País. Su labor en este campo ha quedado parcialmente recogida en los volúmenes Trayecto. Un recorrido crítico por la reciente narrativa española (Madrid, 2005) y Desvíos. Un recorrido crítico por la reciente narrativa latinoamericana (Santiago de Chile, 2006).



Domingo 29, 14:30-16:00
PAB 3 Sala 3
Luisa Valenzuela (Argentina, 1938)
Ha publicado Cola de Lagartija, Novela negra con argentinos, Realidad nacional desde la cama y La travesía. Los libros de ensayos Peligrosas palabras, Escritura y Secreto y el muy breve Acerca de Dios (o aleja).

Seis volúmenes de cuentos han sido reunidos por la Editorial Alfaguara bajo el título Cuentos completos y uno más. El placer rebelde, antología general de su obra, fue compilada y prologada por Guillermo Saavedra (Fondo de Cultura Económica).
En 2008 se publicaron en España los libros Tres por cinco (cuentos, editorial Páginas de Espuma) y Juego de Villanos (microrrelatos, Thule Editores). Su obra ha sido traducida a varios idiomas, especialmente al inglés.



ENTREVISTAS PÚBLICAS



Martes 24, 17:30-19:00
PAB 2 Sala 1
Simón Espinosa entrevistado por Milagros Aguirre
Simón Espinosa Cordero
Intelectual público ecuatoriano de origen cuencano de enorme prestigio nacional e internacional que se ha interesado sobremanera por temas de ética y ciudadanía. Miembro de la Primera Comisión Anti-Corrupción apoyada por la sociedad civil. Periodista y editorialista del Diario Hoy de Quito, trabajó en el Banco Central en la Dirección de Cultura, escribió la Historia de la República del Ecuador, distribuida en fascículos por el Diario Hoy.



Miércoles 25, 16:30-18:00
Capilla
Alicia Yánez Cossío entrevistada por Luis Miguel Campos
Alicia Yánez Cossío
Narradora, poeta y periodista ecuatoriana, nacida en Quito. La producción literaria impresa de Alicia Yánez Cossío consta de tres volúmenes de versos, un libro de relatos futuristas, varios cuentos infantiles y siete narraciones extensas. Autora de clásicos como Bruna, soroche y los tíos (Premio Nacional, 1971) y La cofradía del mullo del vestido de la Virgen pipona (1985). Está considerada como una de las voces más destacadas de la literatura ecuatoriana contemporánea escrita por mujeres.

Jueves 26, 17:30-19:00
Auditorio
Eduardo Villacís Meythaler entrevistado por Eduardo Villacís
Eduardo Villacís Meythaler
Médico y poeta quiteño. Su labor como médico le hizo acreedor al Premio Nacional Eugenio Espejo en la categoría de actividades científicas en el 2008. Es uno de los más grandes poetas ecuatorianos, ha publicado Latitud unánime (con Alfonso Barrera Valverde, 1953), Dieta sin sol (1981), Documental sobre un conspirador (1994) y Ajuar de cal (2006).



Viernes 27, 17:30-19:00
PAB 3 Sala 3
Juan García entrevistado por Juan Montaño
Juan García
El más grande copilador de la tradición oral de los afro-descendientes en la provincia de Esmeraldas y el Valle del Chota en Ecuador. Gracias a su empeño vital se ha registrado no sólo la poesía de la zona, sino las memorias, biografías y descripciones de las prácticas folclóricas de los afro-ecuatorianos. García sigue viajando por los ríos de Esmeraldas recopilando la tradicional oral de su provincia para su posterior uso en escuelas y colegios.



Sábado 28, 17:30-19:00
PAB 3 Sala 4
Hernán Rodríguez Castelo entrevistado por María del Carmen Fernández
Hernán Rodríguez Castelo
Escritor, historiador y ensayista ecuatoriano nacido en Quito. En 1962 viajó a España para hacer estudios de Teología en la Universidad de Comillas, ahí escribió Caperucito Azul, novela para niños que se publicaría años más tarde en Bogotá (Ediciones Paulinas, 1975), y que actualmente va por la 7a. edición ecuatoriana. Miembro de la Academia Ecuatoriana de la Lengua y Miembro de la Academia Nacional de Historia. Es el creador de la Biblioteca de Autores Ecuatorianos de Clásicos Ariel, colección de cien tomos. Sigue en plena actividad intelectual. En el 2008 publicó cinco libros, entre ellos Osvaldo Viteri (Quito, Libri Mundi).



Domingo 29, 17:30-19:00
PAB 3 Sala 3
Pedro Saad Herrería entrevistado por Edwin Alcarás
Historiador y dramaturgo guayaquileño. Hombre de múltiples actividades, testigo presencial de varios de los acontecimientos políticos más importantes del siglo XX, los cuales llevó a los libros Asaad Bucaram, El Ecuador en la OPEP, Viva la Patria, La caída de Abdalá y La caída de Mahuad. Se ha desempeñado también como diplomático, ministro, periodista y cineasta.



RECITALES POÉTICOS



Todo los recitales se realizarán en la Capilla

Martes 24, 18:00-19:30
Oscar Hahn
Claribel Alegría



Miércoles 25, 18:00-19:30
Yolanda Pantín
Violeta Luna
Iván Oñate
Sara Vanegas



Jueves 26, 18:00-19:30
Benjamín Prado
Fabián Casas
Jorge Martillo
Margarita Laso



Viernes 27, 18:00-19:30
Jessica Freudenthal
Juan José Rodríguez
Cristián Avecillas
César Carrión



Sábado 28, 16:30-18:00
Colectivo Sexo Idiota:
Santiago Soto
Gonzalo Carvajal
Jorge Gómez
Diego Ortuño



Sábado 28, 18:00-19:00
Niall Binns
Pedro Mairal
Paúl Puma
Ana Minga



Domingo 29, 18:00-19:30
Rocío Silva Santisteban
Sergio Parra
Roy Sigüenza
Maurice Kilwein-Guevara



PROGRAMACIÓN ACADÉMICA



La Feria del Libro de Quito 2009 tendrá tres ejes temáticos: Memoria, Presente y Encuentros.
Memoria
En esta sección se rendirá un homenaje al gran poeta Jorgenrique Adoum, fallecido este año. Se llevarán a cabo entrevistas públicas con reconocidas figuras del ámbito cultural: Simón Espinosa, Eduardo Villacís Meythaler, Alicia Yánez Cossío, Hernán Rodríguez Castelo, Pedro Saad y Juan García.



Martes 24, 16:00-17:30
Auditorio
Epistolario Nela Martínez y Joaquín Gallegos Lara
Discusión en torno al epistolario Nela Martínez-Joaquín Gallegos Lara. Creación del archivo virtual e importancia de dos de las figuras más sobresalientes de principios del siglo XX.
Nela Meriguet
Valeria Coronel
Laura Buitrón
Moderadora: Alexandra Ayala



Sábado 28, 18:00-19:30
PAB 3 Sala 3
El legado de Jorgenrique Adoum
El legado de Jorge Enrique Adoum desde la crítica, la poesía y la amistad. Distintas generaciones exploran su relación con la obra poética de Adoum.

Raúl Pérez Torres
Julio Pazos
Laura Hidalgo
Andrés Villalba
Moderadora: Pao de la Vega



Sábado 28, 16:30-18:00
PAB 3 Sala 3
Literatura Infantil en Ecuador
El género más importante de la literatura ecuatoriana contemporánea. Mesa redonda en torno a su creciente interés, apoyo editorial y formación de nuevos lectores.
María Fernanda Heredia
Edna Iturralde
Juanita Neira
Moderadora: Mónica Varea



Domingo 29, 16:00-17:30
PAB 3 Sala 5
Pensamiento crítico sobre la cultura en Ecuador
Un importante análisis, desde distintas perspectivas, sobre la cultura en Ecuador. La gestión cultural, lo visual y lo escrito y la ley de cultura serán algunos de los temas a tratar.
Irvin Zapater
Mario Campaña
Alexandra Kennedy
Moderador: Alejandro Moreano



Presente



En este eje se abordarán distintos temas de interés para el quehacer cultural contemporáneo. Entre otros, la circulación del conocimiento en países como el nuestro, donde la fotocopia es un medio de intercambio válido aunque no legal. Uno de los temas pendientes en Ecuador es la crítica y varias mesas estarán dedicadas a ella. Entre los participantes estarán Ignacio Echevarría, Juan Forn, Wilfrido Corral, Álvaro Alemán y Naief Yehya.



El tema del medio ambiente, la violencia y la escritura tendrá centralidad con la presencia de Miguel Ángel Cabodevilla, quien ha trabajado durante años por el reconocimiento, no sólo retórico, de los llamados pueblos no contactados de la Amazonía ecuatoriana y Mary Ellen Fieweger, ensayista y fundadora del periódico comunitario Intag, experta en temas de explotación minera en zonas de alto riesgo ecológico.



Otra mesa se centrará en la relación entre la España Republicana, la Guerra Civil y América Latina, uno de los participantes será Niall Binns, quien lleva años en un enciclopédico trabajo de investigación en torno al apoyo de los intelectuales latinoamericanos a la causa de La República, entre ellos, los intelectuales ecuatorianos. Un tomo de su enciclopedia está dedicado a Ecuador.



Miércoles 25, 17:30 -19:00
Auditorio
La pantalla en blanco: escritura y guiones
Una mesa que abordará la compleja traslación del papel a la pantalla. Tres escritores que también trabajan para la pantalla grande.
Pedro Mairal
Jorge Franco
Franklin Briones
Moderador: Juan Fernando Andrade



Jueves 26, 19:00-20:30
PAB 2 Sala 2
Porno vs. Erotismo
Discusión en torno a la pornografía y el erotismo. Acercamiento a la obsesión tecnológica de lo porno, la poesía pornográfica y la línea que la separa del erotismo.
Rocío Silva Santisteban
Naeif Yehya
Pedro Mairal
Moderadora: Elizabeth Vásquez



Miércoles 25, 16:00-17:30
Auditorio
Mundo Afro (proyección de corto “Chimbumbe”)
Un acercamiento a la cultura afro, su fuerza y presencia en el Ecuador y el continente americano.
Juan Montaño
Juan García
Antonio Coello
Moderadora: Alexandra Ocles



Domingo 29, 16:00-17:30
PAB 3 Sala 3
Personajes históricos en la ficción
¿Cómo se traslada la realidad a la ficción? ¿Cómo hablar desde la literatura sobre personajes históricos? ¿Qué extraño aura rodea y dificulta esta traslación?
Maurice Kilwein-Guevara (Carlos Guevara Moreno)
Ibsen Martínez (Eleanor Marx)
Julio Patán (Pancho Villa)
Tania Roura (Manuela Sáenz)
Moderadora: Martha Rodríguez



Viernes 27, 16:00-17:30
PAB 2 Sala 1
Diálogo Entre Críticos
Dos de los críticos más importantes de Chile y Ecuador en un diálogo estimulador.
Camilo Marks
Wilfrido Corral



Sábado 28, 16:00-17:30
PAB 2 Sala 1
Mundo Crítico
Ignacio Echevarría
Juan Forn
Naeif Yeyha

Moderador: Álvaro Alemán



Viernes 27, 19:00-20:30
PAB 2 Sala 2
Guerra Civil, La República y América Latina
Interesante mesa sobre la historia hispanoamericana reciente. El exilio y cómo este transformó a América Latina, el apoyo de los intelectuales latinoamericanos a La República y las consecuencias de la Guerra Civil en España.
Niall Binns
Julio Patán
Benjamín Prado
Moderador: Norman Wray



Sábado 28, 14:30-16:00
PAB 3 Sala 4
Arte secuencial: cómic
¿Cómo se cuenta una historia en imágenes? Tres de los más importantes comiqueros del país hablan sobre su oficio.
Eduardo Villacís
Fabián Patinho
Bonil
Moderadora: Rocío Carpio



Jueves 26 14:30-16:00
PAB 2 Sala 2
Literatura Infantil
Los temas y formas que toma la literatura infantil en el Continente.
Isol Misenta
Olga Marta Pérez
Moderadora: Leonor Bravo


Viernes 27, 16:00-17:30
Auditorio
Diáspora ecuatoriana I
¿El desarraigo geográfico afecta la escritura? ¿Cómo se escribe Ecuador desde la distancia?
Ramiro Oviedo
Fernando Nieto
Mario Campaña
Moderadora: Aleyda Quevedo



Sábado 28, 16:00-17:30
PAB 3 Sala 4
Diáspora ecuatoriana II
Huilo Ruales
Esteban Mayorga
Jorge Izquierdo
Moderador: Juan Pablo Castro Rodas



Jueves 26, 16:00-17:30
PAB 2 Sala 1
Dramaturgia
Provocadora mesa sobre la labor del escritor de teatro. ¿Cómo se escribe para que la palabra sea representada en las tablas? Distintos abordajes a un mismo oficio.
Rafael Spregelburd
Ibsen Martínez
Denise Despeyroux
Peky Andino
Moderador: Alfonso Espinosa


Domingo 29, 17:30-19:00
PAB 2 Sala 1
Medioambiente y escritura
Petroleros, madereros, mineros y cómo hablar de ellos. Cómo afectar al lector para provocarlo a una comprensión crítica del mundo que lo rodea. Dos magníficos ensayistas hablan desde su experiencia.
Miguel Angel Cabodevila
Mary Ellen Fieweger
Moderadora: María Cuvi



Jueves 26, 17:30-19:00
PAB 2 Sala 1
Violencia y escritura
¿Cómo deslindarse de la violencia en América Latina? ¿Cómo trasladarla al papel? Una mesa sobre la literatura contemporánea latinoamericana y su relación con la violencia.
Claudia Hernández
Ramón Díaz Eterovic
Jorge Franco
Carlos Cortés
Moderadora: Paula Romo



Domingo 29, 11:30-13:00
PAB 2 Sala 2
Circulación del conocimiento: fotocopia y derechos de autor
¿Se puede estudiar sin fotocopias? ¿Cómo circula el conocimiento en Ecuador y Perú? Una mesa de enorme interés sobre derechos de autor y el conocimiento. Una abogada y dos estudiosos del tema; una discusión que nadie debe perderse.
Rocío Silva Santisteban
Lucía Cordero
Álvaro Alemán

Moderadora: Andrea Castelnuovo



Viernes 27, 16:00-17:30
PAB 2 Sala 2
Novela Policial
La Novela Policial, ¿microcosmos de la realidad latinoamericana?
Distintos autores hablan sobre su oficio, otro diálogo entre Chile y Ecuador.
Ramón Díaz Eterovic
Santiago Páez
JD Santibañez
Moderador: Omar Ospina



Martes 24, 16:00-17:30
PAB 2 Sala 1
Literatura contemporánea latinoamericana: editores/escritores
Dos poetas y un narrador hablan de sus proyectos editoriales en Colombia, Venezuela y Chile.
Julio Paredes
Sergio Parra
Yolanda Pantín
Moderador: Alfonso Reece



Domingo 29, 14:30-16:00
Auditorio
Nuevos narradores
Recambio generacional, ¿cuáles temas interesan a los nuevos narradores? Una panorámica de Bolivia, Perú y Ecuador.
Wilmer Urrelo Zárate
Carlos Yushimito
Elking Araujo

Moderadora: Mariuxi Balladares
Sábado 28, 11:30-13:00
Auditorio
El oficio de escribir
Tres grandes narradores de México, Colombia y Argentina nos contarán sobre su oficio, cómo lo abordan y qué temáticas les interesan.
Juan Forn
Naief Yehya
Julio Paredes
Moderador: Juan Carlos Moya



Miércoles 25, 16:00-17:30
PAB 2 Sala 1
Ars Poético
Francia, Cuba y Ecuador: distintas perspectivas de tres escritoras sobre su oficio. ¿Cómo abordan la creación literaria?
Liset Lantigua
Coca Ponce
Anne Sibrian
Moderador: Antonio Correa



Martes 24, 14:30-16:00
PAB 2 Sala 1
Blogs y escritura creativa
¿Se puede escribir ficción en un blog? ¿Cómo mantener el interés de los lectores en la pantalla? Una interesante mesa en torno al fenómeno bloguero.
Gino Lofredo
Douglas Diegues
Ma. Paulina Briones
Moderador: Eduardo Varas

Domingo 29, 10:00-11:30
PAB 3 Sala 4
Clubes de Libros
Una vuelta de tuerca a los libros, un escritor entrevista a tres lectoras. Iluminadora discusión sobre los Clubes de Libros en Quito.
Magdalena Chauvet
María Clara de Wohlerman
Corina Terán
Moderador: Modesto Ponce



Encuentros



Este espacio fue creado para reconocer las literaturas del continente. En el 2009, se dará especial énfasis al encuentro con las otras periferias (Ecuador siendo una) de América Latina. Los tres núcleos serán: Centroamérica (con la presencia de Claribel Alegría, Miguel Angel Oxlaj Cúmez, Claudia Hernández y Carlos Cortés); Bolivia (Jessica Freudenthal y Wilmer Urrelo Zárate) y Paraguay (Antonio Pecci y Douglas Diegues).



Martes 24, 16:30-18:00
Capilla
Centroamérica: panorámica
¿Qué textos literarios produce Centroamérica? ¿Cuáles son los temas relevantes para la literatura contemporánea centroamericana?
Carlos Cortés
Claudia Hernández
Miguel Angel Oxlaj Cúmez
Moderador: Daniel Márquez



Miércoles 25, 16:00-17:30
PAB 2 Sala 2
Bolivia: Narrativa y Poesía boliviana contemporánea + presentación libro
Un acercamiento a una de las literaturas menos conocidas del continente y presentación de la antología “Cambio Climático” de nuevos poetas bolivianos.

Jessica Freudenthal
Wilmer Urrelo Zárate
Moderador: Antonio Villaruel



Sábado 28, 19:00-20:30
Auditorio
Paraguay: Vida y obra de Augusto Roa Bastos (presentación Power Point)
Una charla sobre la obra de Augusto Roa Bastos desde la entrevista. Antonio Pecci conoció a Roa Bastos personalmente durante 30 años y realizó 15 entrevistas con él en el transcurso de ese período. Un acercamiento personal a la obra de uno de los escritores más importantes del continente.
Antonio Pecci



Viernes 27, 17:30-19:00
PAB 2 Sala 1
Argentina: panorámica
Un acercamiento a la gran literatura del Cono Sur desde distintas generaciones y géneros.
Luisa Valenzuela
Juan Forn
Pedro Mairal
Fabián Casas
Moderador: Diego Yépez



EVENTOS PARALELOS



Martes 24
Lanzamiento Bienal de Cuento Pablo Palacio (CEDIC)
17:30-19:00, Auditorio
Miércoles 25
Lanzamiento Concurso de Microcuentos, Municipio de Quito
12:00-13:00, PAB 2 Sala 1
Proyección Danza del Manglar
14:30-16:00, Auditorio

Jueves 26
Charla de Susana Cordero sobre el uso correcto del español en el Ecuador, a propósito del Diccionario sobre el uso correcto del español en el Ecuador, sello Punto de Lectura (Grupo Santillana)
10:00-11:30, PAB 3 Sala 4
Presentación/proyección Historia de la Manga: Naruto
11:00-12:30, Auditorio
Entrevista a Javier Vásconez por Franciso Estrella sobre los diez años del Viajero de Praga
19:00-20:30, Auditorio



Viernes 27
Presentación/proyección Historia de la Animación: Full Metal Alchemist
10:30-12:00, Auditorio
Presentación/proyección Matapalo Cartonera
14:30-16:00, Auditorio
Homenaje a Francisco Granizo, organizado por Gescultura
14:30-16:00, PAB 2 Sala 2



Sábado 28
Presentación/proyección Cómics en la pantalla: Dragon Ball
10:00-11:30, Auditorio
Diálogos para el cambio: 3 ejes para el nuevo pensamiento, organizado por FEDAEPS16:00-17:30, PAB 3, Sala 5
Presentación de documental y libro de Abya-Yala sobre Leonidas Proaño
17:00-19:00, Auditorio
Conflicto Armado Frontera y Escritura
17:30-19:00, PAB 2 Sala 1



Domingo 29
Presentación/proyección Cómics Ecuatorianos: Fairy Tails
13:00-14:30 Auditorio

11.16.2009

FIL/UIO/09: De la imprenta a la pantalla y HD en vivo.


Otra vez noviembre y otra vez la Feria Internacional del Libro en UIO, del 24 al 29, en el antiguo hospital Eugenio Espejo que ahora es un Centro Cultural, de lujo, en el que uno podría perderse días enteros. El día que tengo para perderme, o más bien para encontrarme, es el miércoles 25: a las 17h30 estaré con el colombiano Jorge Franco, el argentino Pedro Mairal y mi compatriota Franklin Briones, hablando de ese difícil y tramposo y maravilloso camino que recorren algunas novelas: de la imprenta a la pantalla, del archivo en Word al formato Final Draft. Y ese mismo día, a las 19h45, estaré con Sebastián Cordero presentando HD al mundo. Llegó la hora del estreno y todos están invitados.


A Jorge Franco lo conozco bien, no en persona, pero casi. He leído todo su material, lo he subrayado, lo he citado, lo he recomendado y, acaso la prueba definitiva de que uno conectó con un autor: he comprado sus libros para regalarlos a gente importante. Es más, hace unos años lo entrevisté vía MSN para la revista Mundo Diners; Melodrama, su cuarta novela (para mí su mejor novela y una de las grandes novelas del siglo XXI), acababa de salir y yo estaba medio en shock porque esa novela es como García Márquez 2.0 con el montaje de Amores Perros. Lo entrevisté durante unas horas y me consta que es un buen tipo, fresco, tranqui, con un sentido del humor ilustrado y ambos pies en la tierra. Me gustaría hablar sobre sus novelas en público pero creo que no habrá tiempo. Vamos a hablar de adaptaciones, un tema que, afortunadamente, Franco conoce mucho mejor que yo: Rosario Tijeras y Paraíso Travel, tal vez sus novelas más populares, han sido llevadas al cine por dos directores distintos; en el caso RT, con guión del argentino Marcelo Figueras y en el caso PT con guión coescrito por el colombiano Juan Manuel Rendón y el mismo Franco. ¿Por qué decidió meterle mano al guión de PT y no al de RT? Esta y otras inquietudes serán despejadas dentro de poco y live, como corresponde.


A Pedro Mairal lo conozco menos, pero me da harta curiosidad. Muchas veces tuve a su novela Una noche con Sabrina Love entre las manos, pero nunca me había animado a entrarle, hasta ahora. Sabrina Love fue llevada al cine en 2000 por Alejandro Agresti (director de la tierna y folk El viento se llevó lo que y, también, director de ese cuestionable reencuentro de Sandra Bullock y Keanu Reeves llamado The Lake House), imposible olvidar ese poster en el que Cecilia Roth te mira desde un traje apretadísimo como si estuviese a punto de comerte, literalmente. Mairal no trabajó en la adaptación, de hecho muchos, tal vez la mayoría de autores que son adaptados, prefieren mantenerse al margen de la producción y sus demonios. ¿Por qué?


A Franklin Briones lo conocemos todos los que alguna vez, queriéndolo o no, vimos un capítulo entero de la versión de Los Sangurimas que produjo Ecuavisa hace ya varios años. Briones ha sido guionista de series de televisión y hace un tiempo escribió y dirigió la adaptación del clásico manaba Un hombre y un río, de Horacio Hidrovo Velásquez. Vamos a ver qué tiene para decirnos un tipo que se metió en algo muy difícil y muy polémico y muy criticado: la producción nacional.


El resto, espero, será una fiesta o, cuando menos, una reunión entre panas con vino, bocaditos y rock and roll Se supone que en los lanzamientos debe presentarte alguien “conocido” y qué mejor que ese alguien, además, te conozca y bien. Cordero es la única persona con la que he escrito hombro a hombro durante años enteros de amistad y, no me cabe la menor duda, es el aliado indicado para este trabajo. Él sabe perfectamente de dónde viene HD y porqué decidí que fuese justo esa mi primera novela. Conoce algunas de las locaciones y conoce algunos de los episodios backstage que gatillaron la trama… Ahora que lo pienso, de pronto sabe demasiado…


Me dicen en Alfaguara que el libro estará en Libri Mundi y Mr. Books al día siguiente de la presentación. Así que por lo menos en UIO, Gkill y Cuenca, podrán encontrarlo en percha. La idea es hacer un pequeño book tour en 2010, presentando HD en Manabí y demás paraísos terrenales del Ecuador. A cruzar los dedos.