3.07.2016

Escena en la campiña manabita



Cacho de moza duele más que el de la esposa.
–dicho popular–

Es domingo y estás pasando la tarde con la family en el Chopin. Todo tranquilo. Suavón. Ya fueron a ver una película para niños doblada al español porque si no los manes no entienden y vinimos fue por ellos, una nota con tototaurios, como dice mi hija la menor; ya comieron nachos con queso y tuviste que salir de la sala y comprar otro canguil porque aquí a mi pana se le cayó la funda y ya mismito se ponía a chillar. Como cinco dólares por una funda de canguil, déjate de huevadas. Ya vieron los muebles que tu mujer quería ver, tú sólo quieres comprar los que la man quiera para que esté contenta, pero ella quiere es seguir viendo, la man, más claro, quiere irse a Guayaquil a ver muebles en ese, ¿cómo es?, Plaza Lagos; deciden no comprar un juego de sala ahorita pero queda claro que tu mujer quiere un juego de sala nuevo y lo quiere ahorita. Ya vieron los televisores inteligentes y si lo diferimos a doce meses el golpe casi ni se siente, es como que te lo estuvieran regalando, pero igual mi compadre dice que con los impuestos y todo eso sale más barato comprarlo en Panamá y de paso nos pegamos un viajecito al Caribe, qué dice, mija, ¿se quiere ir a Panamá?, la cosa es que necesitamos uno urgente para la sala porque el de la sala ya está como para la cocina. Los pelados ya jugaron en el Play Zone, el mayor está perdido en ese, ¿cómo es que se llama?, Guítar Hiro, ojalá no me salga como el tío que tiene treinta y cinco y sigue hecho el rockero, horrendo ridículo es lo que eres, gil, consigue camello, chucha, ayuda a tu vieja, con razón que sigues soltero, ¿seguro que no es meco?, pregúntale a mi mujer a ver si no te bota de la casa. Ya hicieron todo lo que se puede hacer en el Chopin y cuando se te empieza a dañar el mate, cuando empiezas a pensar qué chucha, el domingo es para la familia pero qué chucha, yo ya cumplí, y tu mujer y tus hijos están esperando la pizza familiar con salami y chorizo de Ch Farina (bien que antes comías Roccos y ahorita eres puro Ch Farina), justo cuando te están preparando la orden para llevar y comer en caleta ves a esa zorra sentada con otro man frente al KFC. Ve’sta perra, con razón no me habías escrito en todo el día. Sucia. Ojalá te atores con el pollo, chola de mierda. Por lo menos límpiate el sebo de la trompa, no seas puerca. Quién también será esa ficha. La hijueputa te mira y hasta te saluda porque así son esas hijueputas, pero tú te haces el loco y ni siquiera levantas la mano porque le dijiste a tu mujer no hables huevadas, a esa man ni la conozco, más claro esa nota se acabó hace rato y si tu mujer se da cuenta es capaz de arrastrarla de las mechas de aquí a Manta. Estás pariendo. Apriete, compadre, apriete. Sal rápido pizza chuchas de tu madre. Por suerte tu mujer está con toda la novelería del iPhone 6 que le regalaste para navidad y pasa es chateando con el grupo de las compañeras del colegio, un poco de gordas vagas: La Tutú está de compras en Colombia, dice que todo está baratísimo, está con el marido, esa era más puta que. Su pizza, caballero, buen provecho, ¿y la cola?, áhi, cierto, espéreme un ratito que ya se la traigo. Más adentro, dijo el maricón. Agarra la pizza, Capitán América, le dices a tu hijo el mayor, cuidado te quemas que está caliente, tú agarras a la más chiquita y caminas derechito al ascensor porque aunque uno se demora más a tu mujer le gusta subir y bajar por el ascensor del Chopin y aunque esté chiflada es mi mujer. Y esa maldita te mira con cara de a ver, dime algo, dime algo, pues, dime algo a ver si no te armo horrendo pedo aquí mismo, ¿tu mujer sabe que ayer a esta hora estabas culeando conmigo?, ¿qué le dijiste, que estabas con el ingeniero o que estabas jugando pelota?, qué vas a jugar tú, gordinflón. Si tu mujer levanta la mirada, si se desprende medio segundo del teléfono y se da cuenta, se va todo a la verga. Apriete, compadre, apriete. Ven rápido ascensor chuchas de tu madre. El ascensor llega y tu mujer casi se tropieza porque sigue clavada en la pantalla del iPhone 6 y tu empiezas a respirar más tranquilo. Qué chucha, el domingo es para la familia. Más tarde te llega un wasáp de la perra que dice sus niños están grandísimos, qué lindo se lo ve en familia. Tu no respondes porque lo que quieres es partirle la trompa, ponerle gafas, y seguir entrándole a bolsa.   

(SoHo)