6.18.2008

17-06-08



Happy Family (En Beetje verliefd)
Países Bajos / 2006 / 82 min.
Escrita por: Maartenn Lebens.
Dirigida por: Martin Koolhoven


Comedia ligera, light, hasta cursi, pero genuinamente graciosa y refrescante dentro de la programación del Eurocine. Una película como para ver un domingo sin deberes. Una cinta de esas que se encuentran en el cable, por obra y gracia del zapping, cuando uno no está buscando nada en particular y se queda con lo primero que le llama ligeramente la atención. En pocas, un film para matar el tiempo cuando no hay nada mejor que hacer con el. Y solo Dios sabe cuánto necesitamos de estas películas tipo entretenimiento a bordo.

Thijs Oldenburg tiene sesenta años, un pequeño huerto donde cultiva y cosecha jugosos tomates, dos hijas, un yerno, un nieto que fuma marihuana todo el día y una flamante novia que lleva a cuestas cuatro divorcios y medio. Thijs está feliz con su nueva compañera, sus hijas, no tanto. La madre de las hermanas rubias muy rubias murió hace apenas seis meses y ellas creen que lo correcto, por parte de su padre, sería guardar respetuoso luto por un largo tiempo. Pero Thijs y Jackie (que sueña con ir a Estados Unidos y ama a Jackie Kennedy), la otra parte de este romance, saben que a estas alturas del partido el tiempo es oro y no piensan desaprovechar ni un segundo, así esto signifique poner en riesgo el ritmo cardiaco y comprar pastillas azules para estar a la altura de la lujuria.

El mismo Thijs le confiesa a sus hijas que el matrimonio con su difunta esposa fue, ante todo, un convenio, un acuerdo entre padres de familia, uno de esos compromisos que uno adquiere pensando que en esta vida hay que hacer lo correcto y no lo que uno quiere hacer. Las hijas, se escandalizan, casi se desmayan. Thijs sigue adelante, como corresponde, es todo un héroe que se da el tiempo para aprender a bailar con su pareja y enseñarle tácticas de lucha a su nieto. El nieto, otro romántico, tendrá que pelear en formato lucha turca (el cuerpo bañado en aceite de oliva) por el amor de su novia.

Y así, una serie de eventos que cuando no son totalmente cómicos, cumplen con parecer reales y contribuyen al desarrollo de una historia que no será la más profunda del mundo, pero se siente cercana por varios flancos. En estos tiempos llenos de divorcios, donde lo más probable es que nos toque seguir buscando media naranja hasta el final de nuestros días, cintas como esta resultan alentadoras. Hay una esperanza, un amor apasionado y moderno y de tercera edad que no es necesariamente El amor en los tiempos del cólera. Bien por esta peli que se juega sin mayores pretensiones y consigue todo lo que busca y hasta más.


***