3.07.2008

La cambiadora de páginas, en cartelera, todavía.

Estas son las protagonistas de la película que vi hace unos días, en una sala prácticamente vacía, no pasábamos de cinco espectadores. Pensé de ley, una película franchute en Cinemark corre el riesgo de fracasar miserablemente. Como que esas cosas son más Ocho y medio que Plaza de las Américas, y espero de todo corazón que le esté yendo mejor en el Ocho y medio, porque se lo merece.

Parte con un incidente un poco forzado. La pequeña Mélanie Prouvost, pianista en potencia, está dando una prueba que le permitirá estudiar oficialmente en un gran conservatorio. Una de las juezas es la famosa pianista Ariane Fouchécourt (Catherine Frot), quien en un acto increíble hasta para una película de ciencia ficción, deja que en plena audición de la niña entre una tipa cualquiera que busca su autógrafo. La niña, esto no es tan forzado, pero casi, pierde el control y la puntería, falla, desafina, cae y cuando intenta levantarse se hunde más. La niña se resiente con el piano y con la vida.
Acá la pianista y su esposo.

Años después, Mélanie (Déborah François, que tan bien estuvo en L’ Enfant), anda por la vida sin pasión, hermosa, amargada y apagada. La encontramos trabajando para un abogado, trabajaría en cualquier cosa porque su sueño quedó frustrado cuando era niña. El abogado resulta ser el esposo de Ariane Fouchécourt (que misteriosamente se ve exactamente igual que en el pasado inmediato), y resulta que necesita una niñera por una breve temporada y, claro, Mélanie toma el trabajo y llega a una casa inmensa, tan fría como puede ser la burguesía francesa.

El resto es venganza, fría, calculada y retorcida venganza. La famosa pianista tuvo un accidente hace poco, está frágil y necesita de alguien. Mélanie pasa de niñera a cambiadora de páginas y entonces la película se pone realmente buena. La maldad de Mélanie no tiene límites, y se aplica en un estilo súper europeo: silencios, miradas, escenas largas, planos quietos y sensaciones a través de contemplaciones y comentarios sutiles. En pocas, grandes actuaciones en una película que depende enteramente de cosas así.

Déborah François: Touch Of Evil

La cambiadora de páginas me atrapó porque se mete con algo que todos hemos querido hacer y, esto se seguro, no todos hemos podido. Es una cinta egoísta, muy para adentro, pero efectiva. Mélanie arruina la vida o un momento importante en la vida de Fouchécourt, por completo. La enamora y embarra con su mala onda la relación de los esposos, la carrera de la pianista y los músculos en desarrollo del hijo, un niño, que también quiere ser pianista.

Denis Dercourt, el director, también es músico o ex músico, tal vez le pasó algo parecido y por eso se pasó al cine, para vengarse. Lo cierto es que posiblemente esta cinta no nos acompañe por mucho tiempo y por lo tanto hay que verla YA.

Los dejo con una escena que me dejó frío. La pianista en acción, tocando como los dioses, y el diablo atrás.


7 comentarios:

Dalila dijo...

A ver qué fue lo que dije. ¡No cuentes la trama pues!
Por lo menos no me copiaste. Sé que hiciste el intento pero no te salió, en fin, tengo protección mental anti-copias. Jajajajaja.

Saludos profeshore,

Carpio.

Juan Fernando Andrade dijo...

Carpio,

Yo soy de los que va al cine según la sinopsis, qué puedo hacer, y como tu ya viste la peli, pues supongo que no te arruiné nada... jajaja

gracias x tu comentario

siga viniendo

abrazos

José dijo...

Qué bueno que haya un sitio en el que se promocione películas que suelen pasar (injustamente) desapercibidas por falta de publicidad. La iré a ver este fin de semana. Felicitaciones

Anónimo dijo...

SI, efectivamente le esta yendo muy bien en el OCHOYMEDIO. Gracias por la reseña.

Rafael B.

Ludovico dijo...

Venganza :p Dulce venganza

Marcela dijo...

pues si.. no éramos mas de cinco los espectadores. eso lo hace interesante!.. me pareció buena, el suspenso reinó, la artista super fría y muy seria...

Lorena dijo...

Te digo que a veces uno piensa que las películas no norteamericanas son mejores ya por el hecho de que noe stán hechas en Hollywood. En el village caballito los lunes pasan pelis europeas y asiáticas. Es una buena opción para quienes están hartos de las películas tipo Nicolas Cage!
Lore