11.05.2008

Aguante Obama


Nunca me ha gustado la política. Podría decir que la odio y que sospecho de todos los que se meten en ella, así tengan las mejores intenciones. Para mí, la política sigue siendo una cosa de grandes, de aburridos y corruptos adultos, una criatura amorfa que se disfraza para engañar. Me siento orgulloso de vivir, en la medida de lo posible, al margen de la política, orgulloso de que me importe poco, de no intervenir en las conversaciones que la invocan, soberano en la república independiente del Yo, en el fervor del centro anarquismo, como decía Borges. El poder corrompe, qué duda cabe. Pero hoy es un día especial. Cuando se trata de los Estados Unidos de Norteamérica, el mundo entero debería intervenir, el mundo entero debería votar, hacer oír su voz. Este es un asunto que nos incumbe a todos.



Desde hace unos minutos que la noticia es oficial: Barack Hussein Obama Jr. es el nuevo presidente en USA. Me siento contento, muy contento, tal vez no debería ser así pero así es, y me gusta este feeling. Es cierto que es fácil querer a Obama y que, estar de su lado, habla mejor de uno que de él. A mí me cae bien por las cosas más sencillas. Obama me cae bien porque es hijo de extranjeros en un país hecho por extranjeros, porque nació en Hawái (precisamente en Honolulu) y haber nacido frente al mar es un plus y cuenta bastante, porque es joven (modelo 1961) y al terminar su período tendrá todavía la vida por delante y verá crecer a sus hijas, porque cree en el Internet, porque apareció en The Daily Show con Jon Stewart y estuvo súper cool, porque si se deja crecer el pelo se le hace un afro, porque será el amanecer tras la larga y oscura y sangrienta y boba noche Bush, porque supo pelear como un caballero contra Hillary Clinton, porque Janeane Garofalo hizo campaña por él, porque dos de cada tres latinos lo apoyaron en las urnas, porque arrancó con todas las de perder y como en la mejor película americana, terminó ganando, como un Rocky Balboa que se defiende con palabras, porque maneja los medios como pocos y, claro, obvio, cómo no, me cae bien por ser negro y lanzarse a presidente de un país racista y represor. All the luck para Obama.



Mi padre, que pasa de los sesenta, está a mi lado, viendo extasiado la transmisión de CNN en inglés para cachar el discurso en idioma original. Mi viejo dice que esto parece ficción, un estreno de fin de semana, que nunca creyó vivir para ver a un negro asumiendo la presidencia de los Estados Unidos. Mi madre, medio dormida, le juega una broma y le dice que él no sólo es republicano sino que debió haber nacido en Texas. Nos reímos. En la tele también ríen, lloran, aplauden, gritan. Jóvenes, viejos, negros, blancos, rojos, azules, chinos, esta sí parece una fiesta de todos y para todos. Los comentaristas dicen que Obama es nuestro JFK. Esperando la salida de Obama, escuché el discurso de McCain y me gustó harto, casi me hizo sentir mal de conmoverme ante las palabras de un tipo que hizo campaña sucia. McCain (o sólo Cain, ¡ja!) perdió bien, con altura, sin resentimientos ni amenazas, porque sabe, espero, que en este momento lo que hay que hacer es poner el hombro. Obama abrió su discurso diciendo “¿Hay alguien a quien le queden dudas de que USA es un país en el que todo es posible?” Bien. Lo imposible fue posible, yes we can, ladies and gentleman. No soy, ni de lejos, de esos que odian a los gringos, jamás he pensado que ellos son ricos porque nosotros somos pobres ni mucho menos. Creo que existen el imperialismo y la injusticia, y que hay que combatirlas con uñas y dientes. Pero USA está, nos guste o no, en nuestro inconsciente colectivo. Por lo menos a mí me ha formado, me ha dado casi todo el cine que he visto, mucho de todo el rock que he escuchado y harto de la literatura que he leído. Hoy es un gran día, The Birth Of A Nation. Cheers to you, boys and girls.



7 comentarios:

sean dijo...

Aqui un poco de cinismo, sobre lo que puede ser la politica exterior de Obama..no estoy de acuerdo, pero me hizo reir!

Discokette dijo...

ULTIMA HORA! Avistamiento de zombies en el congresillo escuchando Creep a todo vapor. Esto es eso: www.discokette.blogspot.com

Danielo dijo...

Asi, sin querer hablar de política, hablaste...y hablaste bien. Yo no creo que no te interese la política, creo que la del Ecuador no te motiva lo suficiente. Algún rato te saldrá lo Hunter Thompson, y ahí si a ver si tiembla el poder.
Saludos y salud, aca la gente sonrie y se mira a los ojos. Los gringos estan hecho fiesta. No los culpo, después de ocho años de edad media.

El Morador del Sector dijo...

Obama es indudablemente el segundo hito de la historia en el siglo XXI, porque el primero es lastimosamente el 9/11.

En cuanto a la influencia que la presidencia de Obama pueda ejercer en el resto del mundo, siempre he odiado la teoría del "destino manifiesto" que sostienen los gringos y que Obama mantiene, repudio que sean la potencia que se imponga en el orden mundial, y aborrezco con mi alma la forma en que aún miran a Latinoamérica, pero debo confesar que Obama me da esperanzas por una sola razón, y es su fe en el diálogo.

Que Obama haya dicho en plena campaña que está dispuesto a conversar con todos los mandatarios del mundo sin condicionamientos de ningún tipo, es todo un cambio de ruta en la política exterior gringa.

Independientemente de ello, comparto con Juan Fernando dos cosas: 1) Me parece lo máximo que Obama sea un Presidente negro en un país racista; y, 2)Que si se deja crecer el pelo le sale un afro es un acontecimiento.

Buena entrada loco

-José Antónimo- dijo...

Sin haber creído nunca que eras antigringo (con lo que te gusta Woody, Scorsese, Starwars et. al.) es siempre refrescante leer la aclaración al respecto.

Ahora, un poco por discrepar... ¿hasta qué punto la victoria de Obama no demuestra justamente que no son un país tan racista? Hay sectores y sectores allá, pero el hecho sigue siendo que "B. Hussein Obama" fue elegido por la mayoría (hasta donde entiendo, que en eso de los colegios electorales hay algo que me deja un poco en la nebulosa todavía). Así que tal vez esa victoria sea justamente un signo de lo contrario.

En algún lado leí algo de "ahora comienza el cambio". ¿No será que comenzó antes y esto es una consecuencia? Como dijo alguien más (en oootro lado): si hace cincuenta años los negros tuvieron que pelear para poder sentarse en el asiento delantero de un bus, y ahora pelearon por el asiento de la Oficina Oval... si el sólo hecho de que sea negro (afroamericano, pero no me gusta lo PC) es una señal del cambio, pues entonces éste ya se ha dado.

Bueno, todas esas son dudas de alguien que no ha llegado a poner un pie al norte de Colombia, no sé qué piensan los que conocen los EEUU.

Y saludos.

Juanosuarez dijo...

A pesar de estudiar Ciencias Politicas en EE UU , considero que se muy poco de ello porque como cada una de las ciencias, su entendimiento completo es una causa perdida. Sin embargo pienso emitir el siguiente comentario porque he tenido la suerte de rodearme con gente que entre comillas 'si sabe' y me han ayudado a tener ideas mas claras respecto a la eleccion de Obama.

Directo al bulto, considero que la eleccion de Obama tiene poco que ver con el tema del racismo. Despues de vivir una temporada en este pais he podido ser testigo de que me hallo ante una nacion complejamente diversa que no permite ser clasificada bajo estereotipos. Bajo mi primer argumento, creo que el resultado de l sufragio demuestra que los norteamericanos no quieren unirse todavia a los romanos, fenicios o aztecas en la lista de imperios que fallecieron.

Hablando en plata, Obama es un idealista que sin duda traera el impetu esperado en un orden burocratico que hace rato se ha vuelto insoportablemnete ineficiente. Desgracidamente pienso que lo que pueda hacer sera muy poco en relacion a lo que el quiere, y nada respecto a lo que se espera de el. La economia que se le viene le volvera un esbirro de las medidas 'baywatch', es decir para salvar con boya o con electro shock al ahogado. Sin recursos y con un deficit fiscal inaudito, es improbable creer que su presencia va a cambiar el orden actual de las cosas.

Ahora si vamos a los higos dulces. Despues de leer un par de libros escrito por Barack Obama puedo creer en la honestidad de sus propositos. Tal vez ingenuamente pero partiendo de la premisa que 'a un hombre se le conoce por su obra' me niego a acordar con quienes desde ya afirman que Obama es un comprado.

Los EE UU son un pais hecho y creado por inmigrantes, como el mundo en si. Este hombre no es nada ajeno a lo que ya han traido figuras como Luther King jr, Mandela o Cantinflas, pero si sus valores no le traicionan, nos entregara un nuevo heroe social.

Veronica Garces dijo...

te gusta porque si se deja crecer el pelo se le hace un afro?? jajajajajajajajjaja!!!!!!! el dia en q eso pase, me subo a la camioneta del yes we can, te lo juro!!