10.11.2009

Los descubrimientos de la semana.


Uno: Centro Cultural El Prohibido y las tiendas de películas en Cuenca. El sábado tres de octubre Los Pescados llegaron a Cuenca para tocar con Los Recién Muertitos (banda local de blues acelerado que cuando toca lo hace a la velocidad de una locomotora). El concierto fue en El Prohibido, del que me habían hablado mucho y con razón: es la versión austral del castillo Greiscol, tenebroso, lleno de calaveras y diablitos, un refugio gótico, dark y kitsch que bien podría ser la casa del terror de un parque de diversiones.


Estuve en casa de varios amigos (músicos, biólogos, actores y profesores de ciencias naturales) y noté que sus colecciones de películas no sólo eran extensas sino muy bien surtidas, mezcla de buen gusto y curiosidad artística. Así que les dije que me llevaran a comprar pelis. Fuimos a caminar por el centro y creo que entramos a diez tiendas en cuestión de minutos (en una de ellas, junto a comedias infantiles onda Eddie Murphy, encontramos una cinta de porno gay que titula Lust in Translation, y nos partimos de la risa). Compré Bronco Billy (de 1980, dirigida y protagonizada por Clint Eastwood), La fille coupée en deux (Claude Chabrol, 2007) y no compré más porque no me dio el tiempo y ahora tendré que volver y qué bacán porque volver a Cuenca resultó mejor que ir por primera vez.

Y también aprendí una valiosa lección: si preparas té de floripondios y pones cuatro flores en un litro de agua (y no una flor en cuatro litros de agua, como se recomienda), puedes perder el sentido del olfato por tres años.


Dos: Los cangrejos de Ochipinti e Hidrogenesse en Gkill. Los periodistas, escritores, poetas y grandes anfitriones Marcela Noriega y Francisco Santana me llevaron a comer los cangrejos de Ochipinti, en Los Ríos y Pedro Pablo Gómez, pleno centro, una zona que, me dicen, es medio lámpara. Sea como sea, se me permitió una esquina del paraíso y por eso estaré eternamente agradecido. Las mesas están prácticamente en la vereda y mientras le partes las patas al crustáceo escuchas a Gkill en pleno: los pitos de los autos, las puteadas de los choferes, los motores de los buses Selectivos, los vendedores ambulantes, los lagarteros (conocimos al dúo Él y Ella, les pedimos los pasillos Elsa y Olga, mabos de J.J. , y cantamos y brindamos con cerveza helada) y el man que vende discos en la esquina, hace las veces de DJ del lugar y te deja poner cuatro canciones de cualquier disco que le compres. Vayan con tiempo, Ochipinti es cuestión de horas. Puro sabor.



Antes de ir a Cuenca ensayamos en la sala que Las Vírgenes Violadoras alquilan en la calle Machala, dentro de un edificio que parece abandonado u okupado. Allí, Paolo El Huracán Thoret (a.k.a Sor Bete, voz y guitarra de VV) me habló por primera vez de Hidrogenesse, un dúo barcelonés de electro-pop-bizarro cuyos integrantes parecen haberse quedado colgados en un viaje de ácido. El Huracán los acababa de descubrir y estaba como loco con la canción Disfraz de tigre, no dejaba de cantarla e imitar algo parecido a una torpe coreografía. Tenía el tema en el celular y me dijo que era la mejor banda del mundo, totalmente adictiva. Días después de aquella revelación los busqué en YT y ahora, mientras escribo, capto que me es sumamente difícil concentrarme porque tengo la canción de fondo y no puedo hacer sino cantar y repetir los torpes movimientos de la coreografía.

A los doce años la cambiaron de colegio. La pusieron delaaante de sus nuevos compañeros. Le preguntaron de dónde venía… y dijo: yo he venido de mi casa.

Soy un disfraz de tigre. Soy un disfraz de tigre. Soy un disfraz de tigre.

Eres una máquina. Eres una piedra. Eres una planta. Eres un aniiimaaaliiitooo.

Máquinaaa… Pieeedraaa… Plannntaaa… Aniiimaaaliiitooo…





Tres: una adolescente con futuro en Manta. Una amiga me presentó a su hermana menor, que tiene dieciséis años de edad y escucha Sonic Youth, Pixies, AC/DC y está aprendiendo a tocar en guitarra y a cantar el soundtrack de Juno. Bien. Hay esperanza.


6 comentarios:

Autómata dijo...

on el floripondio no hay como equivocarse con las medidas, puede ser el olfato o unas ocho horas de de pupilas en modo macro únicamente...

Juan Fernando Andrade dijo...

bro,

ja! bacán... la verdad, nunca lo he hecho, pero le guardo respeto.

salud

Princesa Quil dijo...

Q buena semana esa!

En el ochipinti una vez me lo encontré de salida al mago de la rocola "Aladino".. buen lugar ese. Excelentes anfitriones has tenido.

Tiriel dijo...

Casi lloro con aquello de "yo he venido de mi casa, yo he venido de mi casa"... jajajajajaja...

Tiriel dijo...

Me cagaste con esa canción de Hidrogenesse, hasta le dediqué un post entero!

http://paul-o-pedia.blogspot.com/2009/10/soy-un-disfraz-de-tigre.html

Violeta dijo...

Sobre el descubrimiento 3, tendrían que apoyar a esa juventud con talento, conozco a Sarita que es hermana de Nadya y a mas de talento es muy capaz, muchos éxitos, se las quiere!!