1.19.2009

Gran Fucking Torino.


Hace meses vi Changeling, el policial-noir dirigido por Clint Eastwood y protagonizado por Angelina Jolie y John Malkovich. Aunque me gustó mucho, debo decir que abarca más de lo que aprieta y tiene una serie de sub tramas que no alcanzan a desarrollarse. La vi, sobre todo, porque en esta vida no sobra la fidelidad y yo le soy fiel a Clint Eastwood, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza.


Algo raro me pasa con los films de Eastwood: siempre me gustan pero jamás me encantan a la primera (no he vuelto a ver Changeling) sino después, a la segunda, a la tercera. De pronto pasan los meses y me doy cuenta de que he visto películas de Eastwood muchas veces y estoy atrapado sin salida. Me pasó con Bird (la fantástica biografía Gonzo del saxofonista Charlie Parker, el mismo Johnny Carter de “El perseguidor” de Cortázar), con Unforgiven, con Mystic River, con Flags of our Fathers, con Letters from Iwo Jima y hasta con Million Dollar Baby, y ahora están todas protegidas por mi afecto. Sin embargo, hay dos películas que me impresionaron y me marcaron y me tumbaron y me atraparon de una: The Bridges of Madison County (que vi a regañadientes, completamente seguro de que la odiaría con toda mi alma) y, ahora lo sé, Gran Torino. Gran-Fucking-Torino.

Mientras promocionaba Changeling en festivales internacionales, Clint Eastwood anunció que su siguiente proyecto, llamado Gran Torino (en honor al auto Ford que simboliza mucho en este film y que, dicho sea de paso, es el que usaban Starsky & Hutch), sería protagonizado por él y, muy posiblemente, se trataría de su última aparición en pantalla, frente a las cámaras. No es para menos, Eastwood tiene 78 y no debe ser nada fácil dirigir y actuar a esa edad. Pues bien, Clint Eastwood ha decidido morir en vivo, descansar en un ataúd cuyo interior está forrado con celuloide para que todos podamos velarlo y llorarlo como se merece. En Gran Torino, Clint Eastwood nos entrega a su alter ego definitivo: un veterano de la guerra en Corea, viejo cascarrabias, malgenio, sabelotodo, aparentemente intratable y violento de apellido Kowalski. Mr. Kowalski is a badass, the thoughtest motherfucker ever.


Su esposa acaba de morir, sus hijos prefieren no tenerlo cerca, su nuera es una perra codiciosa y a su nieta adolescente todavía no le florece neurona alguna. Para colmo, el barrio en el que vive Mr. Kowalski se ha llenado de inmigrantes, sobre todo asiáticos y latinos, gente que él, en teoría, aborrece. Sin su mujer, el mundo de Mr. Kowalski se remite a arreglos caseros y a tomar cerveza sentado en su porche, junto a su mascota. Esto cambia cuando un pleito en casa de sus vecinos traspasa los límites territoriales y se transforma en su problema. Entonces Mr. Kowalski aparece en escena, escopeta en mano, y dice una de las frases que, como “Make my day” en Dirty Harry, quedará para el bronce y se aplicará de aquí a la eternidad en situaciones varias, “Get off my lawn!” De ahí en adelante, el intolerante y cerrado Mr. Kowalski se abrirá de a poco y vivirá intensamente los últimos días de su vida.

La vi con un par de personas más y el comentario general es que peca de fácil y de tener moral ochentera. Criterio que respeto pero no comparto en lo absoluto. A Gran Torino, es cierto, se le ven las costuras y a ratos se le siente una cursilería senil. Pero hace rato, rato, que no veía una película tan entretenida, que se preocupe tanto de cuidar a sus personajes y que no se avergüence de mostrar el corazón con que fue hecha. Eso, damas y caballeros, vale más que cualquier pirotecnia fílmica que ilumine la oscuridad por un momento para luego dejarnos, de nuevo, sumidos en las tinieblas. Gran Torino salió de la fábrica sin fecha de expiración. Esta se queda.


Otras frases para el bronce de Mr. Kowalski.

Ever notice how you come across somebody once in a while you shouldn't have messed with? That's me.

Oh, I've got one. A Mexican, a Jew, and a colored guy go into a bar. The bartender looks up and says, "Get the fuck out of here."

I may not be the most pleasent person to be around, but I got the best woman who was ever on this planet to marry me. I worked at it, it was the best thing ever happend to me

Yeah... yum yum... yeah... nice girl... nice girl, very charming girl... I talked with her... yeah But you, you just let her walk out rigth out with the 3 stooges. And you know why? 'cause you're a big fat pussy. Well. I gotta go. Good day pussycake.

10 comentarios:

Tiriel dijo...

¿Donde consigues ver esas películas?

Siempre me dejas picado con los comentarios porque la mayoría no llegan ni llegarán a nuestros cines.

Deberías hacer un listado de las películas que consideras son imprescindibles, y yo, con listado en mano ir a buscar donde conseguirlas!!!

Juan Fernando Andrade dijo...

estimado Tiriel,

gracias x la onda. conseguí una copia pirata d GT en la av. Corrientes d Baires. estoy (casi) seguro d q los piratas locales, x lo menos los quiteños, ya la están ofreciendo.

buena idea la d la lista. pero me costaría la vida entera. d pronto si intentamos x categorías, o x directores, d a poco. habrá q buscar la forma.

saludes

-José Antónimo- dijo...

Te iba a hacer la misma pregunta, me quedé con muchas ganas de verla luego de leer tu comentario y las frases del personaje (la del bar es tremenda).

Juan Fernando Andrade dijo...

José Antonio,

anda a por ella. ja! GT me encantó. el 90% d las líneas d diálogo q salen d la boca d CE son geniales.

saludes

LadyV dijo...

Respecto a las películas de Clint Esatwood, me pasa lo mismo que a tí la primera vez que veo una tengo una relación de amor-odio, pero cuando las vuelvo a ver me encantan.

Sólo he visto una vez Gran Torino. =)

Raul Farias dijo...

JF: El mejor blog ecuatoriano, sino el comercio no te paga, pues por lo menos esta bueno que tu bitacora aparezca en la pagina principal.

Ademas las cronicas de la soho estan buena, el pueblo unplugged: rutinariamente encantador.

En un post anterior vi que estuviste por BSAS, en abril yo me dirijo para alla y queria preguntarte si me puedes recomendar un par de lugares ademas de esos que vemos en las postales, unos donde se pueda sentir a cortazar, sabato y borge. Y si sabes algo en Rosario, Mendoza, Cordoba y la Patagonia, tambien buenisimo...

Saludos

Danielo dijo...

Buena,engancha.

Tiene esa simpleza de los clasicos, a la John Ford. Eastwood te deja pensando en el oficio, en la economia de los recursos que usa, en el cariño por los personajes, y en cuanto conoce su país, a su gente.

Get me another beer, Dragon Lady!

Que ojala no deje de hacer pelis. A proposito de directores veteranos. Ya viste Vicky Cristina Barcelona? Desde match point, lo mejor que he visto de Woody.

Juan Fernando Andrade dijo...

Lady V,

nadie q tenga un corazón q sirva para algo más q bombear sangre, necesita volver a ver GT para conectar. pero t entiendo, yo quiero volver a ver Chan...


Raul,

muchísimas gracias x ese título q me otorgas. sólo puedo decir q respeto tu criterio, obviamente más formado q el promedio. ja! El Comercio si me paga. d otra forma, este blog no existiría. vivo d lo q escribo y no puedo permitirme el lujo d escribir gratis.

en todo caso, los q quieran comentar acerca del manejo d la web del diario, deben comunicarse con los administradores, yo soy un simple colaborador.


Aviles,

si podemos hacer una peli, con la mitad del cariño y el feeling q le pone Clint a las suyas, me doy x servido.


saludes

Juan Fernando Andrade dijo...

Raul,

olvidé algo. si lo q quieres es buscar los lugares d Sábato, Cortázar y Borges, debes buscarlos en sus obras. los escritores argentinos quieren mucho a Baires, así q toma nota d las locaciones q utilizan en sus relatos.

yo pasé harto tiempo en cines, librerías en Corrientes, conciertos, plaza Serrano, plaza Dorrego y viendo Beatle-Bands en el Cavern.

enjoy Argentina... es difícil no hacerlo.

Anónimo dijo...

Clint Eastwood es el punto de ignición infinito. Quiere iniciar ago que nunca consuma, porque su moral y su sentido, son pues... las de un abuelito, pero las de un abuelito cansado. Sus películas son sosas, insípidas, al igual que sus personajes mal logrados y sus historias tibias. ¿Será que hay pureza en la tibieza?