7.25.2008

Chateando con Fuguet.


A medida que pasa el tiempo, me convenzo de que la gente que uno admira, sean escritores, músicos o cineastas, se va convirtiendo en nuestro círculo íntimo de amistades y, con suerte, también en nuestra familia, así sea lejana y no nos veamos nunca. Cuando leo, escucho o veo algo que me gusta, sé que me gusta porque me hace compañía, porque me hace sentir menos solo y porque me demuestra que no soy el único que anda en estas. Cuando estoy escribiendo, tocando o (casi nunca) filmando, espero, sobre todo, además de pasarla bien y decir algo, acompañar. Creo que acompañar es clave, que si haces algo en lo que los otros puedan confiar, ganaste.

Me pasa con muchas cosas. Me pasa, por ejemplo, con las historias del escritor chileno Alberto Fuguet, un tipo al que conocí casi por accidente, mientras rodaban los créditos de la película peruana Tinta Roja, basada en su novela homónima. Leí la novela respectiva y luego Las películas de mi vida y ambas me gustaron mucho. Años después, en un festival de cine independiente en Buenos Aires, lo entrevisté y todo cambió, para bien, para mejor. En cuestión de segundos, lo que se suponía era una conversación literaria “seria” pasó al clásico y bendito intercambio de info-emociones entre nerds. Películas, libros, discos. No me quedó la menor duda, Fuguet era uno de los míos, un man que estaba de mi lado, peleando por su libertad contra los mismos enemigos.


Ayer, en la feria del libro de Lima, Fuguet presentó tres libros: Apuntes autistas, la novela gráfica Road Story y Una vida crítica. De estos tres, sólo Apuntes autistas es enteramente suyo. Road Story es una adaptación de un cuento que apareció en su libro Cortos, y Una vida crítica es una recopilación de críticas de cine de otro chileno, Héctor Soto. Fuguet no vendrá al Ecuador, por lo menos no en un futuro inmediato, pero eso no significa que esté lejos.

Como sé que en este país hay más fans de Fuguet de lo que nos quieren hacer creer, presento a continuación una segunda entrevista que le hice al escritor chileno. No es nueva ni mucho menos, estas cosas son, a la larga, atemporales. En rigor, es de cuando unos cuantos (demasiado pocos) ejemplares de Cortos se pasearon por librerías quiteñas y, creo-espero, también guayaquileñas. Por esos días, Road Story-la novela gráfica y Apuntes autistas estaban en el horno, a punto de salir en Chile.


Nos conectamos por Messenger. El material en bruto es demasiado como para mostrarlo tal cual. Acá va una versión que edité tomando en cuenta el propósito de la visita de Fuguet al Perú. Se mencionan también Se Arrienda, su primer largometraje, y Perdido, una película en la que estaba trabajando y que aun no se produce.

Algún día escribiré más y con mayor profesionalismo sobre Fuguet, éste es, digamos, un abreboca. Sírvanse, por favor.




Juan Fernando dice:
¿Por qué no se filmaron los cortos sobre un tipo que se llama Santiago y vive en Santiago? (en Cortos hay un cuento llamado Santiago que, en teoría, empezó siendo un par de apuntes para una serie de cortometrajes)

AF dice:
Quizás fue una mala idea comercial, nunca conseguí apoyo. La idea era que fueran antes de las pelis, como trailers. Pero nada, ya es casi imposible conseguir dinero para un largo... fue bonito mientras duro, digamos.

Juan Fernando dice:
¿Tienes ganas de hacerlo?, ¿adaptarías el cuento de vuelta a un guión?

AF dice:
No creo pero nunca se sabe. Mi idea es TRATAR de no adaptarme a mí, al menos no un cuento hecho y derecho porque al final siempre el material literario tendrá que ver con el fílmico y viceversa, vienen del mismo sitio, supongo. Ahora está la idea de adaptar un libro mío

Juan Fernando dice:
¿Mala onda? (su primera novela)

AF dice:
Sí. Sé que la adaptaré pero aun no sé si seré el director.

Juan Fernando dice:
¿Te sentirías cómodo con otro director filmando la peli?

AF dice:
Tendría que.

Juan Fernando dice:
Digo, por eso de que tú cachas mejor que nadie el feeling de la novela.

AF dice:
Todo a su tiempo, por ahora, me preocuparé de adaptarla. Pero al final lo que más importa de una película es el feeling. La atmósfera es mucho más importante que la trama. Todos ven Mala Onda como algo MTV. Yo la veo más Donnie Darko, sin los viajes en el tiempo, claro.

Juan Fernando dice:
Entre MTV y Donnie hay un trecho largo.

AF dice:
I hope, no veo esa película como un MTV-American Pie- teenage movie. Pero nos estamos adelantando, ahora mi mente está en Perdido.

Juan Fernando dice:
Esa es otra adaptación.

AF dice:
Yo creo que a la larga, lo que importa, en cine o en literatura, son los personajes.

Juan Fernando dice:
El Santiago del cuento Santiago, se me pareció al Gastón (personaje principal) de Se arrienda.

AF dice:
Sí, son como parientes, sin duda, como primos. Todos son personajes de mi planeta, primos literarios que comparten el mismo ADN. Además, todos los tipos que he escrito y filmado tienen, creo, la misma edad. Gastón y Agustín, el personaje principal de Perdido, son primos quizás más lejanos, quizás no se hablarían, eso prueba que son aun más cercanos. La gente parecida tiende a repelerse. Mi intención, creo, ha sido crear un grupo de primos, y ahí está todo el gang.

Juan Fernando dice:
¿Vienen desde Sobredosis?, ¿cuántos son?

AF dice:
Creo q todos parten en Mala Onda. Sobredosis es como un error, un trailer antes que empiece la verdadera película.

Juan Fernando dice:
¿No te gusta?

AF dice:
No es tanto un asunto de gustar o no gustar, como que no fue planeado, es como un hijo que sale por error. Una cosa es publicar, otra es escribir.

Juan Fernando dice:
Otra cosa es filmar.

AF dice:
Escribir cuento o novela o filmar, es al final parecido, y todo bien. Escribir un guion es más divertido porque es como jugar pin-pong.

Juan Fernando dice:
Leí en una entrevista que habías dicho que escribir era como for pussys, que filmar es the real thing.

AF dice:
Ja-ja-ja. Dije eso. Algo de eso hay. Aunque a veces uno quiere dejar de ser valiente y esconderse. Sin duda que dirigir es un trabajo de líder, público, colectivo y que te pone a prueba. No puedes esperar a estar inspirado.

Juan Fernando dice:
Claro, eres el front man de la banda.

AF dice:
Al escribir también, creo, pero es distinto.

Juan Fernando dice:
¿No te da pánico andar con un equipo numeroso a tus espaldas mientras escribiendo eres one man band?

AF dice:
Cero pánico, lo contrario, he sentido más pánico escribiendo a solas, sabiendo que allá afuera hay un montón de gente que va encontrar asqueroso lo que vas a publicar.

Juan Fernando dice:
También lo que filmaste y editaste, ¿no?

AF dice:
Pero da lo mismo, porque es de todos, no es solo de uno, por mucho que, en el fondo, igual es de uno, quizás aun más, sobre todo cuando tu personaje se viste con tu ropa.

Juan Fernando dice:
¿Hay mucho de ti en los personajes principales?

AF dice:
Supongo que sí, digamos que hay más que menos.

Juan Fernando dice:
¿A lo Woody Allen o Charlie Kauffman?

AF dice:
Ojala fuera ambos, pero sin duda me siento más cercano a Allen, creo que si uno analiza las pelis de CK, veras que todos son primos. No creo tener un alter-ego. Un alter-ego a la larga no es tan cercano. En cambio, distintas facetas de uno pueden ir sumándose, uno también va cambiando.

Juan Fernando dice:
En tu catálogo hay mucha onda "padre-hijo", como que es uno de tus temas, como en las pelis de Wes Anderson.

AF dice:
Sí, claro, pero no creo que sólo sea uno de "mis" temas sino también es uno de los temas de los que me leen, un tema extremadamente masculino.

Juan Fernando dice:
¿Te llevas bien con tu viejo?

AF dice:
Sí, ahora me llevo muy bien con mi papá, hasta fue uno de los productores de Se arrienda, pero no por eso dejo de acordarme de cómo era “antes”. Fitzgerald dijo que un escritor cierra sus temas a los veinticinco. Ahora debo volver al guión de Perdido, y sé que es como ingresar en una habitación sin luz.

Juan Fernando dice:
Cheers.

AF dice:
¿Por qué tanto inglés? Luego la crítica dice que nadie sabe inglés en América Latina, la gente sabe más de lo que cree.

Juan Fernando dice:
A veces me joden porque mis crónicas tienen términos en inglés.

AF dice:
Fuck’ em. El futuro es hibrido. Tijuana is the future. No eres el único, la gente cree que tú eres la excepción, digamos. Yo digo ojo, quizás no es la masa pero para nada es la excepción, es una minoría no tan minoría y no tan silenciosa. La minoría es la puta elite.

Juan Fernando dice:
¿Te siguen jodiendo por "agringado"?

AF dice:
Cada vez me joden menos, sólo gente mayor o europeizada. Cortos se entiende muy bien en USA, por ejemplo, y ahora en España y Argentina, países que eran, antes, mucho más "castizos". Dato freak, están haciendo una novela gráfica de Road Story, uno de los cuentos de Cortos.

Juan Fernando dice:
Tell me more, ¿en inglés o en español?

AF dice:
En castellano, acá, es la adaptación de los pobres. En rigor, lo que importa son los dibujos, pedí que fuera lo más visual posible, ojalá casi no hubiera textos míos. Eso sí que fue raro, mande fotos de actores y todo. La mina es una actriz que me parece estupenda, creo que ya no triunfó pero me encanta, hindú, sale en 40 days and 40 nights, Shannyn Sossamon. Y él es un Matt Dillon-John Cusack.

Juan Fernando dice:
¿Y el nuevo libro de qué va? Apuntes autistas.

AF dice:
Es una suerte de libro de escritor. Algunos son remixes de textos, cosas que me gustan. Fue un poco como ordenar la biblioteca interna. Está dividido en viajar, mirar, narrar y leer.

Juan Fernando dice:
¿Lo editaste mucho?

AF dice:
Mucho, volví a escribir todo, diría. Fue un libro que se hizo en aviones y hoteles, es como publicar un Moleskine. Aunque no exactamente. En un libro, me lanzo cuando tengo más o menos claro de qué va, cuando tengo la voz, en rigor, todo es la voz. Pero esa voz puede ser coral, una novela coral es, en el fondo, un libro de cuentos.

Juan Fernando dice:
¿Y una peli son muchos cortos?

AF dice:
Buena, puede ser. Sin duda 4 o 5 escenas importantes, ojala bien unidas, y la unión es el personaje principal.

Juan Fernando dice:
¿Cine o literatura?

AF dice:
Ambas cosas, para qué elegir. Hasta que no me coloquen una pistola en la sien, las dos cosas, o una: narrar. De eso se trata. Narrar. Vivir para contar. Me gustaría escribir una comedia.

2 comentarios:

Fantômas dijo...

Date una vuelta por mi blog!

Soy del Montón

Un abrazo.

Juan Fernando Andrade dijo...

personal,

gracias x todos los comentarios q me llegaron vía mail sobre esta entrevista. cuando quieran hacerlos públicos, no duden, pónganlos acá.

abrazos