10.11.2008

Fuguet y Cordero.


Siguen las buenas nuevas. Confirmada la presencia de Sebastián Cordero, cineasta y aliado, este jueves 16 en Librimundi de la Juan Leon Mera, a las 19h00, para la presentación de “Apuntes Autistas” y la novela gráfica “Road Story”, de Alberto Fuguet. Un encuentro que, personalmente, he esperado desde hace mucho. Creo que Fuguet y Cordero tienen harto en común, más de lo que sospechan. Ambos han sido, por así decirlo, símbolos patrios, para bien y para mal, han tenido que hacer el trabajo sucio de estar en vitrina, han tenido que representarnos y se la han bancado y, al final del día, han vencido, o por lo menos en eso están, en la pelea.

Lo primero que me preguntó Sebastián cuando empezamos a trabajar juntos, hace ya algún tiempo, fue ¿qué andas leyendo? Entonces supe que estaba con la persona indicada. Como dice John Cusack en esa gran gran película llamada High Fidelity (salida de esa gran gran novela del mismo nombre), “Books, films, records, these things matter. Call me shallow, it’s the fucking truth”. Lo que en ecuatoriano vendría a ser “Libros, pelis, discos, estas cosas importan. Díganme superficial, pero es la puta verdad” Recuerdo haberle dado un par de títulos a Cordero esa tarde, él sacó una libretita y empezó a apuntar. Yo pensé bacán, bien, este man va en serio y sabe qué cosas importan. Luego nos hicimos amigos y al final de ese año, le regalé “Las películas de mi vida”, de Alberto Fuguet, una novela que, según yo, no puede faltar en la biblioteca de ningún cinéfilo, así como no debería faltar en ninguna biblioteca, en ningún hogar que se precie de tal. En fin, pocos días después, me llegó un mail de Cordero, feliz con la novela, movido, conmovido, sobre todo con ese capítulo en que el protagonista cuenta de la vez que vio "Dumbo" con su madre, y en un par de líneas, convierte ese recuerdo en un doloroso puente entre la niñez y la adolescencia. Por su parte, en “Apuntes Autistas”, Alberto escribe sobre “Ratas, ratones, rateros” y la define como “…prima hermana de cintas como Calles Peligrosas, de Scorsese, y La Ley de la Calle, de Coppola”. Curioso. Han pasado el tiempo, los borradores, los libros, los mails, y finalmente, entre tanto rigor, Fuguet y Cordero se encuentran por primera vez, aunque se conozcan bien y desde hace rato.



Mientras tanto mañana, domingo 12, a las 10h00 en el Ocho y Medio de La Floresta, lección de cine con Alberto Fuguet, entrada libre, caigan. Entiendo que vamos a pasar “Las Hormigas Asesinas” y “Dos Horas”, los cortos de Alberto, y algunos video clips de bandas chilenas que él ha dirigido. El resto será, espero, diálogo con el público.

Nos vemos mañana.